Skip to main content

Sexo y Revolución

Revista SOMOS N.º 1

Item

Título

Revista SOMOS N.º 1

Tipo

Revista

Fecha

Place

Identificador

FA-118-14

Cobertura Temporal

localizador

FA-131

Derechos de Acceso

Solicitar a archivos@cedinci.org

extracted text

* Reedición casera 2005 - por Mariposa Muerta fanzine + Fiesta Eyeliner Gay-Les-Trans

Una vez, alguno de nosotros soñó con un lugar. Era
un lugar abierto, espaciado. Había una avenida que
se llamaba LIBERTAD.
En lugar de explotarse las unos a los otros, la gente
se amaba.
Nadie agredía a nadie porque todos hacían el amor
con quien querían.
Uno miraba y en derredor había sonrisas. Eran
sonrisas reales.
Cada cual trabajaba en lo que le gustaba, y después
las cosas se repartirán entre todos. Nadie se quedaba con lo que
habían producido los demás.
Los niños jugaban entre sí sin que se les prohibiera acariciarse.
En lugar de parecerse ellos a los adultos, lo adultos se parecían a
los niños. Y se acariciaban.
Todas las puertas estaban abiertas.
El que soñó con esto, al despertarse, corrió a contárselo a sus
amigos.
Todos recordaron haber soñado alguna vez algo parecido.
Y los amigos de sus anigos también.
Y todos los amigos del mundo.
Toda la gente sueña con un lugar así.
Sin opresión.
Una vida que valga 1a pena ser vivida.
Con amor.
Con amor verdadero sexual loco total.
Sin explotación.
Pero este sueño no tiene nada que ver con la realidad.
Para vivir en nuestra sociedad (si es que se le pueda llamar vivir)
cada uno de nosotros debe adaptarse a las normas dictadas por unos
pacos en beneficio de si mismos.
Es una sociedad de opresores y oprimidas.
El que no es opresor, es oprimido. Algunos son opresores en un
sentido, y oprimidos en otro.
El capitalista oprime al obrero, el. padre oprime al hijo, el varón
oprime a la mujer, el heterosexual oprime al homosexual, y así
sucesivamente en todos los órdenes da la vida.
Y lo peor del caso, es que han inventado una serie de mentiras según

las cuales todo esto está muy bien y nos tiene que parecer genial.
Una mentira según la cual está perfecto que haya explotación, las
mujeres sean seres inferiores, los homosexuales no tengan derecho a
existir, etc.
Nosotros a esa mentira la llamaríamos ideología.
La ideología es lo que el grupo de señores que manejan todo usan
para justificar que todo quede como está. Y que la gente encima esté
conforme con eso. Si no, a la cárcel, al manicomio o al paredón.
Marginación y silencio.
Nosotros teníamos dos alternativas.
Una convertirnos en Bella Durmiente, y esperar al Príncipe Azul que
nos despierte.
Pero el Príncipe Azul no llega nunca. Lo detuvo la policía en la
frontera.
O no existe. Y es un invento de la ideología.
La otra alternativa era REBELARSE.
Rebelarse es la única posibilidad que le queda a la gente para
vivir.
Protestar, reclamar, reivindicar nuestros derechos.
Hacer realidad nuestro sueño.
Nos acordamos de una frase de Mario Benedetti: "Lo prohibido
maravilloso
y lo permitido nefasto".
No éramos los primeros. Ni los únicos.
Había mucha gente, le mayoría de la gente da nuestra país, que
estaba rebelándose. Luchaban por la LIBERACIÓN. Y muchos de
nosotros estuvimos allí luchando.
Pero comprendimos que la liberación sexual era una reivindicación
por la, que había que luchar. Sin olvidarnos que nadie pueda ser
libre mientras haya esclavos a su alrededor. O en su cama.

Montevideo, 1958. "La Treinta y Tres" recibe
en un saloncito. Es el quinto o sexto sábado
que en la casa se hace fiesta. Todo comenzó
con un cumpleaños. “La Treinta y Tres” es un
hombre de setenta y pico de años. Luce un
vestido de raso blanco, brilloso y ajustado,
con cola, estilo Josefina. Recogida hasta la
rodilla, en donde ha colocado con generosidad
pedrería verde. La cintura en los pechos, los
hombros descubiertos sin breteles. Calza
sandalias también con pedrería verde. Guantes
largos en gamuza verde y un sobre también con
pedrería. El cabello, blanco, tocado con un
casquito verde con plumas de faisán que hacen
un giro casi completo y gracioso, alrededor de
la cabeza. Anillos, aros caravanas, collar,
abanico. Y para poner punto final, una capa de
armiño. Nos olvidábamos: las uñas de los pies
pintadas.
A medianoche, ya son trescientos. La mayo-ría
son homosexuales de ambos sexos. Unos treinta
varones disfrazados de mujeres. El dueño de
casa -un estanciero que hasta la familia evitaluce de gitana. Hay uno que está vestido de
hombre como lo haría una mujer coqueta. Hay
“chongos”. Y vino no falta.
Cuando ya se puede decir que la fiesta es un
éxito, tres camiones del ejército y la policía da la División de
Orden Público (hay que invitar a los vecinos ya que no pueden
dormir!), copan la cuadra. Como cien escapan por los techos. Los
van subiendo a los camiones escoltados por una dable fila de
policías (que honor!).
Una vecina le grita al anfitrión: “Caíste José”.
contesta: “Pera yo consigo machos y vos no".

A lo cual

Los camiones están cubiertos por lonas, pudiendo escaparse unos
cuantos. Se tiran en las curvas, aprovechando que disminuyen la
velocidad.

Los soldados no se dan cuenta. Cuando alguno se tira, otro se
levanta para taparlo. Hay un muchacho de dieciocho años que no
quiere arriesgarse. Piensa que no va a pasar nada. Ve cuando un
amigo rebota en el asfalto dos veces (lo internarán con traumatismo
de cráneo). Este muchacho será echado de la casa, del trabajo, la
academia en donde estudia, del partido al cual pertenece. Algunos
días dormirá en la playa.
En el Departamento Central de Policía los ponen en fila pare
identificarlos. A los vestidos de mujer los ponen abajo. A los otros
varones los hacen desfilar siendo observados por los disfrazados,
para que digan cuál es “activo” y cuál “pasivo”. Desde el primero
que pasa,
los identificadores dicen al revés. Pasa un chongo chongo y dicen
"pasivo”. La policía renuncia a la “clasificación”.

En total quedan 71. “La Treinta y Tres” sufre un altercado. Está
espantado para que le tomen los datos y un policía le ordena que se
cambie de ropa. Lo ayudan. No puede desvestirse solo. Lo complicado
del traje y la edad se lo impiden. Al rato otro policía le indica
que el Juez tiene que verlo como estaba en la fiesta.
Vuelta s
vestirlo tipo Imperio y así varias veces. El burocratismo termina
cuando una de las más “decididas" se enoja: “Pero basta pobrecita
que la va a matar un aire!”
Están detenidos cinco o seis días. Los diarios de la ciudad
utilizan todos los calificativos puritanos para hablar de la fiesta.
Están, escandalizados. “7l amorales detenidos en una orgía” etc.
etc. etc. La revista “Lunes” publica una foto de "La Treinta y Tres”
luego de tres días de detención: tiene barba, el vestido es negro
ya, está chorreada física y anímicamente. El lector común ve en
todo esto
algo grotesco, absurdo. No se ve el problema de la marginación, y
ni asoma, que detrás de plumas y pedrerías, hay mucho dolor,
angustia. Pero también amor. El muchacho que no se tiró del camión,
que pensaba que no era delito, se enamora en la celda. Uno está
frente al otro. La celda es espaciosa. Se van mirando, se van
conociendo. Luego de varios días, cuando se cruzan en al baño,
dice: “Me parece que te estoy queriendo”.

El recreo es en un patio adonde dan las ventanas del Departamento.
Se asoman los policías para burlarse y reírse. Los enamorados se
pasean tomados de la mano con indiferencia.
Cuando quedan en libertad, todo el mundo para ellos son ellos
mismos. Son "7l amorales detenidos en una orgía" etc. etc. etc. y
el mundo. Todavía no se sabe públicamente la lista de los presos. El
pasquín “La Escoba”, dirigido por un ex bombero, amenaza con
publicar la lista. Aún no lo hizo esperando poder chantajearlos.
Pero los 71 no toman en cuenta la amenaza.
La mayoría no puede volver a sus casas, pera sí al trabajo o a la
es-cuela. “La Escoba” publica la nómina, Pierden escuela y empleo
no pocos da los ex detenidos. Hay una docente homosexual, que es
además negra, a quien se la deja cesante en donde dicta clase. Dos
afiliados a un partido de izquierda, uno de ellos dirigente, son
expulsados. Algunos vuelven a la casa de José. Parece el único lugar
en donde no los echan. La casa ha sido apedreada varias veces por
grupos de muchachos.
Fue en Montevideo, en 1958. Todavía era la Suiza de América “71
amorales detenidos en una orgía”. Uno rebotó dos veces en el
asfalto. "Caíste José". Docente, homosexual y negra. “Me parece que
te estoy queriendo”. Se paseaban de la mano en el patio del
Departamento, “La Escoba” publicó la nómina.

COMUNICADO DEL FRENTE DE LIBERACION HOMOSEXUAL DE LA ARGENTINA
Durante la semana del 9 al 16 de noviembre, el F.L.H. alertó
a la población de la Capital, y en especial a la Comunidad
Homosexual
sobre las razzias que la policía estaba llevando a cabo, mediante el
siguiente volante.

La Tía Margarita Impone La Moda Cary Grant
"Revelando insólitas vocaciones, las fuerzas del orden se han puesto
a competir con Chanel, Christian Dior y otros centros de la moda.
Muñidos de hachas y tijeras, policías recorren las calles de la
Capital, y Gran Bs. As. dispuestos a imponer el prototipo de los
galanes yanquis del 40 para los jóvenes argentinos; así arrancan
pelos y barbas, cortan tacos y desgarran botamangas, que exceden 10
cm. por considerarlos “poco masculinas”. Se editará próximamente un
figurín oficial para que los jóvenes sepan qué ponerse este verano.
Se hará un desfile de modelos en el Departamento de Policía.
Más allá del absurdo, este desesperado intento de la reacción por
reimponer los roles sexuales tan caros a la moralina burguesa, se
relaciona con la intensificación de las razzias anti-homosexuales, y
entra dentro de la ofensiva de los sectores continuistas. Lo
comprensible; con todas estas tareas, sumadas a la protección de las
bandas fascistas, no les queda tiempo para investigar las maniobras
de los explotadores, los asesinatos de los combatientes populares, y
sus propios negociados. El reforzamiento de la paleontológica
“Brigada de Moralidad” es un paso hacia el retorno a las épocas de
Morgarida, Onganía y Ramiro de la Fuente. Como bien lo enseña
Pinochet, el orden (el de ellos) debe restaurarse en todos los
órdenes.

Cese inmediato de la campaña de moralidad!
Libertad a los homosexuales presos!
Derogación de edictos policiales anti homosexuales!
Por la unidad de los oprimidos!
Ahora bien, quizá la Policía suspenda estas reacciones si la opinión
pública, después de conocer su existencia, las condena. Pero en lo
que respecta a nosotros, no debemos hacernos ilusiones; los
homosexuales sabemos que ninguna protesta pública, ninguna ley ni
reforma serán suficientes para que la policía deje de perseguirnos.
Es decir, la policía siempre equiparará homosexualidad y delito.
Aunque oficialmente la policía es “sólo el brazo ejecutor de la
Ley”, y se supone que se mueve según lo que las leyes ordenan, en la
práctica es un organismo político manejado a voluntad por los
detentores del poder, y una de sus misiones más importantes consiste
en proteger y reforzar los prejuicios que nuestra sociedad denomina
"moral". Y para esa moral el sexo es algo vergonzoso, y la
homosexualidad un estigma. Para la policía, por lo tanto, un
homosexual es siempre un sospechoso, y su objeto favorito de
violencia, arbitrariedad y chantaje.
¿Qué podemos hacer ante esta realidad? Hasta el presente, los
homosexuales hemos actuado como zorros perseguidos por una jauría:
nos hemos valido de la simulación y la mentira, ocultando nuestra
condición, y, en último extremo, hemos apelado al dinero o a las
influencias (cuando estas existían), teniendo en cuenta que la
mayoría de los homosexuales no goza de estas protecciones. Cada uno
se defendió como pudo, sólo las más de las veces, o ayudado por un
pequeño circulo de amigos. Estas armas eran perfectamente legítimas,
por que eran las únicas que teníamos para protegernos. Pero ahora,
ha llegado el momento de terminar con nuestro aislamiento, porque se
ha vuelto peligroso. Pues ha comenzado una presión muy fuerte por
parte de todos los sectores oprimidos, como nosotros, que ya no se
sienten dispuestos a soportar el coloso con píes de barro que es la
sociedad en que vivimos. Y esta vasta lucha tiene un solo objetivo:
terminar con la dominación de la mujer por el hombre, y del hombre
por el hombre en todas los ordenes: político, laboral, económico,
sexual, cultural, etc. Y a medida que los reclamos de los

oprimidos se hacen más fuertes, aumenta la represión, de la que los
homosexuales también somos víctimas, al igual que los demás
marginados.
Es por ello que debemos terminar con nuestro aislamiento individual,
porque sólo unidos, partiendo de nuestra situación de opresión común,
vamos a fortalecernos para conquistar una vida libre de persecución,
de paranoia, de temor. Unirnos significa, ante todo, reconocernos
como iguales, sean cuales fueren nuestras diferencias de posición
social, religión, color, etc.
SOMOS TODOS HOMOSEXUALES REPRIMIDOS POR UNA SOCIEDAD
INJUSTA, BASADA EN LA OPRESIÓN.
Es necesario comenzar por despertarnos a nosotros mismos; los
homosexuales somos seres humanos con perfecto derecho a vivir
libremente. Los homosexuales, en tanto que tales somos todos iguales.
Tenemos un enemigo común; la sociedad de opresión. Todos los demás
oprimidos se están uniendo para modificar esta suciedad injusta. Es
por eso que tenemos que unirnos entre nosotros y sumarnos a la lucha
de todos los oprimidos, para reclamar nuestros legítimos derechos en
lo sociedad nueva que ya se está comenzando a gestar.

En los últimos meses se ha desatado con toda
intensidad una campaña de represión a
nuestra comunidad, que se integra a nivel
nacional con la ofensiva de los sectores mas
reaccionarios. Frente a ello creemos
conveniente recordar algunas normas mínimas
de seguridad.
-De que se nos puede acusar:
Para reprimirnos la Policía apela a los
Edictos Policiales anti homosexuales. Estos
fueron dictados por funcionarios policiales
en distintas épocas sin pasar jamás por la
aprobación del Parlamento. Es importante
aclarar que ni la Constitución ni el Código
Penal establecen pena alguna contra la homosexualidad en si misma.
Los edictos se refieren a:
a)
Reuniones privadas de homosexuales
b)
Estar en la vía publica acompañado de un menor de edad.
Ambas son consideradas contravenciones penadas con 30 días de
cárcel, no redimibles por multa. Difícilmente se hace uso de ellos;
el Edicto que mas frecuentemente se aplica es el 2° H, que trata de
“incitación al acto carnal en la vía publica”, utilizado como
pretexto para encarcelar por 30 días a prostitutas y homosexuales,
ya que jamás se aplica a los varones heterosexuales que piropean en
publico, por mas brutales que sean.
En nuestra Capital, los homosexuales contraventores son remitidos al
penal de Villa Devoto, a un pabellón especial.
-Qué hacer en caso de detención:
1) En caso de detención por averiguación de antecedentes: No se
puede retener a ningún detenido por más de 48 horas, o sea, hasta
que los antecedentes lleguen del Departamento Central de Policía.
Es un procedimiento de rutina que usa la policía para intimidar a la
población. Si la detención se prolonga mas de 5 días sin dar
intervención al Juez, cualquier persona puede presentar recurso de
“habeas corpus” en nombre del detenido.

En caso de ser detenido es conveniente gritar a voz en cuello el
nombre, apellido y dirección.
2) En caso de detención por presunta violación del 2° H o algún
otro Edicto: En este caso ya hay una acusación concreta y la Policía
debe tomar declaración. En la declaración debe constar
exclusivamente lo que el acusado alega, por ejemplo, “estaba
esperando el colectivo tal a tal hora y fui detenido”. Debe tenerse
pensado de antemano un argumento coherente. Bajo ningún concepto ni
aún bajo amenazas o promesas de libertad inmediata- se debe firmar
una declaración en la que uno reconozca que esta “incitando al acto
carnal”, o cualquier otro cargo en el que uno reconozca haber estado
cometiendo un delito. Tampoco se deben firmar “confesiones” del
estilo “yo soy homosexual”, que, si bien no son punibles, pueden ser
utilizadas por la policía como elemento de presión.
A veces la Policía suele hacer firmar una declaración donde el
acusado reconoce haber violado el 2° H, y después dejarlo en
libertad; no obstante, aunque uno crea que de ese modo no lo van a
remitir a Devoto, una declaración de esa naturaleza NO debe ser
firmada, pues queda en los legajos y dificulta la apelación en caso
de nueva detención.
- Qué hacer en los siguientes casos:
- Si amenazan con la “prueba médica” uno debe en principio negarse a
realizarla, pues no hay obligación de someterse a ella. En caso que
la ejecuten por la fuerza, no hay que asustarse, ya que es imposible
probar nada por este medio más allá de la presunción sicológica;
debe evitarse agacharse espontáneamente durante la prueba, pues en
eso consiste para la absurda medicina forense- la “presunción”, de
modo que hay que permanecer de pie durante ello.
- Si la policía decide inculpar al acusado, al salir de la comisaría
o en el Penal, deberá llegar la “sentencia del Jefe de Policía”, que
es una nota por la cual se comunica la condena. Al firmarla, se debe
colocar la palabra APELO, antes de a firma, sin dejar espacios en
blanco (trazando una linea) antres el fin de la sentencia y el
apelo. Ello significa que se apela ante la justicia la decisión de
la Policía Lo más probable es que el Juez absuelva de culpa y cargo
al acusado, pues un cargo como el 2° H es difícil de probar. Si uno
firmo una

declaración en la cual se autoinculpaba, puede rectificarla
ante el Juez.
Para la apelación es necesaria la intervención de un abogado,
que el acusado debe designar. Deben tenerse presentes los datos
de algún abogado.
Los Edictos Policiales antihomosexuales pueden apelarse también
por inconstitucionalidad, lo cual es muy importante, puesto que
un fallo favorable en ese nivel sentaría un precedente jurídico
para la derogación de esas disposiciones.

LA AVELLANEDA PROLETARIA
CORROMPIDA!
De 150 peluquerías masculinas
que funcionaban en esta ciudad
hasta no hace mucho tiempo
quedan 23. La policía
preocupada por esta fuente de
trabajo trata de imponer la
moda de los galanes yanquis del
40 para los jóvenes argentinos.
Como dice un volante del grupo
Eros del F. L. H., “arrancan
pelos y barbas, cortan tacos y
desgarran botamangas que
exceden los 10 cm., por

EL F. B. I. INVESTIGA
HOMOSEXUALES
Según el diario The Daily Rag
de
la ciudad de Washington
(tomo 2 Nº1 del 5-10-73)
Robert Marritt, informante
del FBI y de la Policía
Metropolitana, declaró a la
prensa sobre los movimientos
que están bajo la vigilancia
policial de una manera
ilegal.

La nómina abarca a 29, incluyendo o la Alianza de Activistas
Homosexuales (Gay Activists Alliance), el grupo del diario The
Furies (Las Furias) de lesbianas, The Effeminists, y diversos otras
grupos.
EE.UU. : UNAS VEINTE PERSONAS ASESINAN A U UN HOMOSEXUAL
La Razón 26-11-73, pág. 2: “Nueva York (AFP). Una asamblea
homosexual de catedráticos y estudiantes fue celebrada aquí este fin
de semana. Su presidente, el profesor de lenguas del colegio
Barnard, Richard Gustafson, subrayó en su discurso de apertura que
la reunión era le primera conferencia de homosexuales universitarios
en la historia de la civilización, con la excepción, quizá, de la
Academias de Platón. Varios oradores declararon que la propia
celebración de la conferencia era más importante que las decisiones
o recomendaciones que la misma pudiera adoptar. Por otra parte, la
jornada del sábado registró una escena de inimaginable salvajismo,
de la que fue víctima un individuo que paseaba por el populoso
barrio neoyorquino de South Bronx vestido con un abrigo de señora.
William Battles, de 31 años, fue agredido por un grupo de unas
veinte personas, que lo apalearon
y lo mutilaron sexualmente. Battles falleció en el hospital horas
después, víctima da sus heridas”.

SOLO PARA ADULTOS, Y EN PRIVADO ES LEGAL LA SODOMIA en Australia
“La Cámara Baja australiana, aprobó anteayer por 64 votos a 40 la
práctica de la homosexualidad entre adultos. El proyecto sometido a
la consideración de los legisladores incluye, además, la
restricción de qué la relación sexual debe ser consentida
mutuamente, y practicada en privado. De este modo según el ministro
de cuestiones ecológicas, Moses Henry Casa, "los homosexuales ya no
serán perseguidos ni apaleados, deporte que últimamente se había
hecho demasiado popular en todo el país”. El proyecto había sido
presentado por el ex ministro John Grey Norton -un liberal,
naturalmente- veterano de la segunda guerra mundial cuyas
principales características son haber cambiado el rostro por efecto
de una bomba y haber reemplazado al premier que la antecedió porque
a éste lo devoraron los tiburones en el mar de Tasmania. Conviene
señalar que ninguno de los partidos tradicionales en la vida
política de Australia abogó a favor o en contra de la sodomía, y
que cada representante votó de acuerdo a su conciencia". (La
Opinión, 20-l0-73)
APRUEBAN LEY PROGRESISTA EN ALEMANIA
“El Parlamento Alemán introdujo una serie de reformas legislativas
que
permitirán a los alemanes disfrutar de la pornografía, el cambio de
esposas y la actividad sexual en grupo, pero inmediatamente surgió
la enérgica reprobación de los conservadores. El Bundesrat, Cámara
Alta,
cambió su oposición previa y aprobó finalmente el proyecto de ley
del
régimen socialista liberal del Canciller Willy Bandt por 28 votos
contra 13 derrotando así un esfuerzo de 3 años conducido por los
conservadores de la oposición para impedir la liberación de leyes
sobre el
sexo que datan del siglo pasado. La nueva ley permite la venta
limitada de pornografía, reduce la edad límite permitida para actos
homosexuales entre alemanes que lo consientan de 21 a 18 años, y
elimina la prohibición directa de actividades como cambio de
esposas. Pero para equilibrar sus aspectos liberales la ley también
ataca la violencia en la televisión y otros medios masivos de
comunicación, para proteger a las menores.
La parte más discutida de la ley permite que la pornografía sea
publicada y vendida a cualquiera de más de 18 años con excepción de
películas referidas a sadismo, bestialidad o acto con niños.
Prohíbe la

venta da pornografía en lugares frecuentadas por menores. Revisa una
ley da 1871 que prohíbe el proxenetismo en cualquier forma.
Anteriormente esto era suficientemente amplio para permitir el
enjuiciamiento de alemanes enfrascados en cambios de esposas en sus
propias alcobas. La nueva ley limita la definición de proxenetismo a
involucramiento en la prostitución por explotadores y dueños de
burdeles. Las layes contra la bigamia, incesto y violación,
permanecen sin cambio. La nueva ley da a los padres el derecho de
permitir a sus hijos, desde la edad de 14 .años, a participar en
actos sexuales".
(El Mundo, 10/11/73)
CONGRESOS HOMOSEXUALES
FRANCIA:

ITALIA:
El FUORI (Frente Unitario Homo
sexual Revolucionario Italiano)
Se celebró en París, en los
realizó su primer congreso público
primeros días de Noviembre, un
en una plaza de Roma, con la
coloquio internacional de
homosexuales, al que asistieron asistencia de 200 delegados de toda
Italia y representantes de otros
350 delegados franceses, amén
movimientos europeos.
de aquellos que llegaron con
El FUORI es uno de los movimientos
mandato de los distintos
movimientos homosexuales de los homosexuales más radicalizados,
hecho importante en un país
demás países europeos.
tan machista como Italia.
"Véase mayor información sobre
TENGA OJO CON EL "COMANDO"
Resistencia (C) – Un autotitulado
“Comando Revolucionario del
Pueblo” por los medios habituales
hizo llegar a la prensa local, un
comunicado donde anuncia el
lanzamiento del “Operativo
Moralidad”.
La hasta ahora desconocida e
insólita organización “intima por
única vez a todas las peluquerías
y tiendas que a partir del 24 de
diciembre se tendrá que volver al
corte tradicional de pelo con

clientes sin excepcion y bajo
ningún concepto podrá secar
cabellos y hacer rulos a los
varones como si se tratara de
mujeres. Los barbudos con
exageración –prosigue el
manifiesto- también tendrá su
límite”. (...) “Lo sentimos
por algunas madres que no
tienen la culpa, pero más de
uno será castigado, y para
ejemplo, escalpado como lo
hacen los indios del lejano
oeste”.
(El Mundo, 18/12/73)

(Woman identified woman)
Nota de la Redacción:
Este documento fue la creación colectiva de un grupo de
lesbianas norteamericanas blancas, Lesbianas Radicales, que
emergieron del movimiento da Liberación de la Mujer.
¿Qué es una lesbiana? Una lesbiana es la furia de toda mujer
condensada hasta un punto de explosión. Es la mujer que, comenzando
a menudo a una edad muy temprana, actúa de acuerdo con su compulsión
interna de ser una persona más completa y libre de lo que su
sociedad -tal vez no entonces, pero por cierto más tarde- se
preocupe de otorgarle. Estas necesidades y acciones, en un período
de años, la llevan a un penoso conflicto con gentes, situaciones,
las modos aceptados de pensar, sentir y comportarse, hasta que se
encuentra en un estado de guerra continua con todo lo que la rodea,
y generalmente consigo misma. Puede no estar totalmente consciente
de las implicaciones políticas de lo que para ella empezó como una
necesidad personal, pero en algún nivel no ha podido aceptar las
limitaciones y opresión puestas sobre ella por el rol más básico de
su sociedad: el rol femenino.
La confusión que experimenta tiende a inducirle una culpa que es
proporcional al grado en que se da cuenta de que no está
satisfaciendo
las expectativas sociales, y/o que con el tiempo la conduce a
cuestionar y analizar el resto de lo que su sociedad más o manos
acepta. Se
la fuerza entonces a desarrollar sus propias normas de vida, y
aprende
generalmente mucho más temprano que sus hermanas heterosexuales
acerca de le soledad esencial da la vida (que al mito del matrimonio
oscurece) y de la realidad de las ilusiones. En la medida en que no
pueda expulsar la pesada socialización que acompaña al hecho de ser
mujer, tampoco encontrará realmente paz consigo misma; puesto qué en
algún lado está atrapada entre aceptar el punto de vista que 1a
sociedad tiene de ella -en cuyo caso no puede aceptarse a sí mismay comenzar a entender lo que esta sociedad sexista le ha hecho y por
qué es funcional y necesario para esta sociedad hacer 1o que hace.
Aquellas de nosotras que quisimos saber, nos encontramos en el otro
lado de una tortuosa jornada a través de la noche, de una noche que
podría haber durado décadas.

Y la perspectiva ganada en esta Jornada, la liberación del "yo”, la
paz interior, el amor verdadero a sí misma y a toda mujer, es algo
que debemos compartir con todas las mujeres, porque todas somos
mujeres.
Se debe entender primeramente que el lesbianismo, como la
homosexualidad masculina, es una categoría de conducta posible sólo
en una sociedad sexista que se caracteriza por rígidos roles
sexuales, y está dominada por la supremacía masculina. Esos roles
sexuales deshumanizan a la mujer al definirla como una casta de
mantenimiento / servidumbre en relación a la casta dominante de los
hombres, e incapacitan emocionalmente al hombre al exigirle la
alienación de su propio cuerpo y emociones para realizar su función
económica / política / militar eficazmente. La homosexualidad es un
producto accesorio de un nodo particular de establecer roles (o
normas aprobadas de conducta) sobre la base del sexo; como tal es
una categoría falsa (en desacuerdo con la "realidad"). En una
sociedad en la que el hombre no oprima a la mujer, y donde se
permita la expresión
sexual de los sentimientos, las categorías de homosexualidad y
heterosexualidad desaparecerían.
Pero el lesbianismo es también diferente de la homosexualidad
masculina, y tiene una función diferente en la sociedad.
“Tortillera” es un modo distinto de rebajamiento del de “maricón”,
aunque ambos impliquen que uno no está actuando dentro del rol
asignado socialmente, y que una en consecuencia no es “una verdadera
mujer” o un “verdadero hombre”. La rencorosa
admiración que se siente por el marimacho y
el asco que se siente cerca de un muchacho
afeminado apunta a la misma cosa: al desdén
que se tiene a la mujer o a los que actúan
en un rol femenino. Y la energía empleada
para mantener a la mujer en este rol
despreciable es muy grande. Lesbiana es la
palabra, el rótulo, la condición que
mantiene a la mujer en raya. Cuando una
mujer oye esta palabra arrojada a su camino,
sabe que esta pasando la línea.

Sabe que ha cruzado el límite terrible de su rol sexual.
Entonces retrocede, protesta, reforma sus acciones para obtener
aprobación. Lesbiana es una palabra inventada por el hombre para
tirar a cualquier mujer que se atreva a ser igual, que se atreva a
desafiar sus prerrogativas (incluyendo la de que toda mujer es parte
de los medios de intercambio (= valores) entre los hombres), que se
atreva a afirmar la primacía de sus propias necesidades. Que se haya
aplicado este rótulo a gente activa en el movimiento de Liberación
de la Mujer es sólo la instancia mas reciente en una larga historia;
mujeres de más edad recordarán que, no hace mucho cualquier mujer
que fuera exitosa, independiente, y que no orientara todo su vida
alrededor de un hombre, oiría esta palabra. Porque en esta sociedad
sexista, si una mujer es independiente quiere decir que no puede ser
una mujer debe ser una tortillera. Esto es sí mismo debería
explicarnos dónde se encuentra la mujer. Lo dice tan claramente como
puede ser dicho: mujer y persona son términos contradictorios.
Porque una lesbiana no es considerada una “verdadera mujer”. Y sin
embargo, en el pensamiento general en realidad sólo hay una
diferencia entre una lesbiana y otras mujeres: la de la orientación
sexual lo que quiere decir que cuando una va al fondo de la
cuestión, se da finalmente cuenta de que la esencia de ser “mujer”
es la de ser cogida por los hombres.
“Lesbiana” es una de las categorías sexuales en las que los
hombres han dividido a la humanidad. Mientras que todas las mujeres
son deshumanizadas como objetos sexuales, como objetos del hombres
les son dadas ciertas compensaciones: identificación con su (de él)
poder, su ego, su status, su protección (contra otros machos), la
sensación de ser una “verdadera mujer”, la obtención de aceptación
social mediante la adhesión o su rol, etc. Si una mujer se
enfrentara a sí misma enfrentándose a otra mujer, habría muy pocas
racionalizaciones, muy pocos paragolpes con los que evitar el horror
profundo de su condición deshumanizada. Aquí encontramos el enorme
miedo de muchas mujeres a ser usadas como objeto sexual por otra
mujer, lo que no sólo les devuelve compensaciones asociadas con el
hombre, sino que también revela el vació que constituye la situación
real de la mujer. Esta deshumanización se muestra cada vez que una
mujer heterosexual se entera de que otra mujer es lesbiana; comienza
a relacionarse con la lesbiana

como si fuera su objeto sexual en potencia, otorgando el supuesto
rol masculino a la lesbiana. Esto pone en evidencia su
condicionamiento heterosexual que la convierte en objeto cuando el
sexo está implícito potencialmente en una relación, negando así a la
lesbiana su real humanidad. Para la mujer, especialmente la del
movimiento, percibir a su hermana lesbiana a través de esta malla de
definiciones de roles masculina es aceptar este condicionamiento
cultural masculino y oprimir a sus hermanas del mismo modo que ellas
son oprimidas por el hombre. ¿Vamos a continuar con el sistema de
clasificación masculino que define a toda mujer según su relación
sexual con alguna otra categoría de gente? Dar el mote de lesbiana a
una mujer que aspira a ser una persona, sino también a cualquier
situación de amor real, de verdadera solidaridad, de verdadera
primacía entre mujeres es una forma elemental de división entre
mujeres: es la condición que mantiene a la mujer dentro de los
confines del rol femenino, y es la palabra que despierta el miedo
que impide a la mujer la formación de cualquier adhesión
fundamental, de grupos o asociaciones entre nosotras.
Las mujeres en el movimiento, en la mayoría de los casos, han
llegado a grandes extremos para evitar las discusión y
enfrentamiento con el asunto del lesbianismo. Pone nerviosa a la
gente. Se ponen tensas, evasivas, o tratan de incorporar el problema
a un “asunto más amplio”. Les gustaría no hablar de ello. Pero si se
ven obligadas, tratan de descartarlo como un “anzuelo homosexual”.
Pero no es un problema accesorio. Es absolutamente esencial al éxito
y realización del movimiento de Liberación de la Mujer que este
asunto sea tratado. Pues hasta tanto el mote de “tortillera” sea
usado para atemorizar a la mujer impidiéndole tomar una posición más
militante, manteniéndola separada de sus hermanas, haciéndola no dar
importancia más al hombre y la familia, hasta tanto esto siga así la
mujer estará controlada por la cultura masculina. Hasta que las
mujeres no vean en sí mismas la posibilidad de un compromiso
primordial que incluya el amor sexual se estarán negando a sí mismas
el amor y valor que prontamente acuerdan al hombre, afirmando así su
status de segunda categoría. Hasta tanto se acepte a la masculinidad
como primordial tanto para la mujer como individuo como para todo el
movimiento- el término lesbiana podrá y será usado eficazmente
contra la mujer. Pero mientras la mujer quiera sólo más privilegios
dentro del Sistema, no se opondrá al poder masculino. En cambio
buscará la aceptación del

Movimiento Feminista, pero se
encontrará que el aspecto más crucial
de esta aceptación es la negación del
lesbianismo, o sea la negación de
cualquier desafió fundamental a la
base social de la mujer. También
debemos decir que algunas mujeres más
jóvenes y radicales han comenzado a
hablar honestamente acerca del
lesbianismo, pero hasta ahora ha sido
principalmente como una “alternativa”
al hombre. Sin embargo, esto es aún
darle primacía al hombre porque la
idea de relacionarse de un modo más
completo con las mujeres ocurre a través de una reacción negativa al
hombre, y porque la relación lésbica es caracterizada siempre como
sexual, lo cual es divisivo y sexista. En un nivel, al mismo tiempo
personal y político, la mujer puede extraer energía emocional y
sexual del hombre, puede planear varias alternativas para esas
energías dentro de su propia vida. Pero en un diferente nivel
político / sicológico, se debe entender que lo crucial es que la
mujer comience a descomprometerse con las normas de conducta
definidas por el hombre. En la privacidad de nuestras propias
mentes, debemos cortar todas las cuerdas. Pues si no respetamos el
lugar donde fluyen nuestro amor y energía sexuales, si tenemos una
identificación masculina en nuestras mentes, no podremos concretar
nuestra autonomía como seres humanos.
¿Pero por qué es que la mujer se ha relacionado sólo al hombre a
través de hombre? En virtud de haber sido educadas en una sociedad
masculina, hemos internalizado la definición que la cultura
masculina nos ha dado. Esa definición nos entrega a las funciones
familiares y sexuales, y nos impide definir y dar forma a nuestras
propias vidas. A cambio de nuestra servidumbre síquica y de la
realización de las tareas no lucrativas de la sociedad, al hombre
nos confiara sólo una cosa: la condición de esclavas que nos hace
legítimas a los ojos de la sociedad en que vivimos. Esta es la
llamada “femeneidad” o “ser una verdadera mujer” en nuestra jerga
cultural. Somos auténticas, legítimas, reales, sólo en la medida en
que seamos la propiedad de algún hombre cuyo nombre llevemos. Ser
una mujer que no pertenezca a ningún hombre es ser invisible,
patética, inauténtica, irreal. El confirma su imagen de nosotras de
lo que tengamos que ser para ser aceptadas por él- pero no en
nuestro verdadero yo; confirma

nuestra “mujeridad” como él la define, en relación a él- pero no
puede confirmar nuestra gentedad, nuestro propio yo como absolutos.
Mientras dependamos de la cultura masculina para esta definición,
para esta aprobación, no podremos ser libres.
La consecuencia de internalizar este rol es un enorme reservorio
de “auto odio”. Y no es que este “auto odio” sea reconocido o
aceptado como tal: en realidad la mayoría de las mujeres lo negaría.
Puede ser experimentado como una incomodidad con su rol, como
sintiéndose vacía, como entumecimiento, como desasosiego, una
ansiedad paralizante en el centro. Alternativamente, puede ser
expresado como una aguda defensa de la gloria y destino de su rol.
Pero existe, a menudo debajo del filo de su conciencia, envenenando
su existencia, apartándola y alienándola de sí misma y de sus propias
necesidades, haciéndola una extraña hacia otras mujeres. Trata
entonces de escapar identificándose con su opresor, viviendo a través
de él, obteniendo status e identificándose con su ego, su poder, sus
realizaciones, y no identificándose con otros “barcos vacíos” como
ella misma. La mujer resiste la relación en cualquier nivel con otras
mujeres que reflejen su propia opresión, su propio status secundario,
su propio “auto odio”. Pues enfrentar a otra mujer es al fin
enfrentarse a sí misma el yo que a cualquier costo hemos tratado de
evitar. Y en aquel espejo sabemos que no podemos respetar y amar
aquello que se nos ha obligado a ser.
Y como la fuente de “auto odio” y la falta de un yo real están
enraizadas en la identidad masculina que se nos dio, debemos crear un
nuevo sentido del yo. Hasta tanto nos adheramos a la idea de ser “una
mujer” tendremos algún conflicto con ese yo incipiente, ese sentido
de YO, ese sentido de persona real. Es muy difícil darse cuenta y
aceptar que ser “femenina” y ser una persona íntegra son cosas
irreconciliables. Sólo las mujeres pueden enseñarse, las unas a las
otras, un nuevo sentido del yo. Debemos desarrollar esa identidad en
referencia a nosotras mismas y no en relación con el hombre. Esta
conciencia es la fuerza revolucionaria de la cual surgirá todo lo
demás, pues la nuestra es una revolución orgánica. Por esto es que
debemos estar disponibles y sostenernos entre todas, otorgar nuestro
compromiso y nuestro amor, dar el apoyo emocional necesario para
mantener este movimiento. Nuestras energías deben fluir hacia
nuestras hermanas, hacia atrás, hacia nuestros opresores. Hasta tanto
el

Movimiento de Liberación de la Mujer trata de liberar a la mujer sin
enfrentar la estructura heterosexual básica que nos ata en una
relación de una-a-una con nuestros opresores, tremendas energías
continuarán fluyendo y gastándose para tratar de arreglar cada
relación particular con un hombre, para conseguir hacer mejor el
amor, para cambiar su mente, -tratando de extraer de él al “nuevo
hombre”- en la ilusión de que esto nos permitirá ser la “nueva
mujer”. Obviamente, esto divide energías y compromisos, dejándonos
incapaces de comprometernos con la construcción de las nuevas normas
que nos liberarán.
Es la primacía de las mujeres en relación a las mujeres, de las
mujeres creando una nueva conciencia de sí y de todas lo que se
encuentra en el corazón del movimiento de la Liberación de la Mujer,
y la base de la revolución cultural. Juntas debemos encontrar y
validar nuestro yo auténtico. A medida que hagamos esto,
confirmaremos en cada una el sentido incipiente de lucha, de orgullo
y fuerza; las barreras que nos dividen comenzarán a derretirse,
sentiremos esta solidaridad creciente con nuestras hermanas. Nos
vemos como primordiales, encontrando nuestros centros dentro nuestro.
Encontramos que retrocede el sentido de alienación, de estar fuera de
la realidad, de estar detrás de una ventana cerrada, de ser incapaces
de salir de lo que sabemos hay adentro. Sentimos una realidad,
sentimos que al fin estamos coincidiendo con nosotras mismas. Con ese
verdadero yo, con esa conciencia, comenzamos una revolución que
terminará con la imposición de toda identificación coerciva, y
alcanzará una autonomía máxima en la expresión humana.

LESBIANAS RADICALES
Nueva York, 1 de Mato de 1970
(traducido del inglés por REVOLUCIÓN
HOMOSEXUAL DEL TERCER MUNDO)

De las pasiones humanas
Ángulo del día, en donde alguna vez...
diré tu nombre sin contratiempos.
Arcos en el aire...
sexos invertebrados...
eclipse interminable de la espera...
Tan dócil como amarga,
Tan dura como estéril.
CUERPOS...:
Sacos con huesos amarillos:
GENTE
Gente que cruza mis “delirios”...
ojos abiertos que preguntan,
Gente, al final, que se me cuelga del hilo más precario:
LA ESPERANZA.
Y entonces, yo quiero hablar de mis desvíos.
del aire en donde respiran mis poemas,
del amor guardado en el ropero,
de la felicidad “plastificada”,
de la patria gastada de algún beso.
QUIERO HABLARLES DE VOS...
de tu sencilla manía de tenerme.
Quiero venirme a pique por todas las “neurosis”
que el mundo me escribió sin remitente.
Ángulo del primas..
Trópico del miedo más cobarde...
Siesta de madera con hormigas,
Olor aduraznado de tu cuerpo.
“YO QUIERO DECIRLE A LOS MAS VIEJOS”:
Al más incoherente moralista (?)
Al más tonto “señor” del portafolio.
Al millonario mas resentido,
A las “sanas familias del mañana”.
Que yo anduve de paso por la angustia, hace más de mil años;
Y AHORA TENGO:
Un pájaro de lluvia en la cintura, que unifica mis “setenta miedos”
los blancos insomnios,
la más larga soledad,

los agujeros que me hicieron crecer desprevenida.
-“YO QUIERO MORDERLES EN LA CARA”:
-“QUE TE AMO”!!!!!
Aunque ya nadie crea en la palabra.
-“QUE TE AMO”.
Y sos una mujer... QUE TANTO!!!
Y que sos infinitamente tibia... y pequeña y suave.
Y que sabés construirme caracoles,
y que alguna vez fuiste triste,
y que me enseñaste a no mentir,
y a ser ferozmente tierna.
Yo le quiero decir a los hipócritas:
QUE SOS UNA MUJER..... QUE TANTO JODER!!!
Y que mañana:
Cuando las ecuaciones del mundo tiemblen:
Yo estaré de violeta surrealista, creciendo en la geografía de tu
vientre.
Ahora pueden opinar los “hombres”:
Decir de mi cuanto deseen.
Pero ser sincero (terriblemente íntegro con uno mismo):
Esta tan difícil, como cruel...
Por eso:
Ya nada importa...
El mundo seguirá girando, a pesar de todo.
Y sé que existe un ángulo, en donde alguna vez:
Diré tu nombre sin contratiempos.
-“Si los tranquiliza la conciencia”-:
Diré que nadie tiene la culpa.
(“-Pero a cuidarse con decir que estoy enferma”-)
Ahora soy fuerte:
Es una fuerza incolora,
una fuerza madura y torpe.
Una fuerza de toro azucarado:
inteligente... sensual... desnuda.
Yo sé que los que están contaminados con esta misma fuerza:
No tienen nada
absolutamente NADA que perdonarme.
PORQUE SOY FÉLIZ............................................
Y es demasiado lo que tengo que decir de ella... para que me
entienda.
ELSA

INDOMENEO
Adiós, Indomeneo.
Tu tarde -acérrima enemiga- se va y te
lleva.
Esta hora pasada aquí, en la mudez del
rostro
y del augurio -pues tal vez toda tarde te
estuviste yendo- imita y ama a otras,
resumiéndolas con esa rara habilidad que
tiene el tiempo.
Adiós, Indomeneo. Adiós, hijo, y yo también,
Ocaso...
Vélame en las órbitas del agua, en las tormentas
de duro arcángel. desde aquí te haré servicios.
Yo sé que despedirse no es así. Hay otra cosa.
Hay como un miedo de derrumbes en el alma,
un hálito, un dios, el tenue titilar
de alguna estrella que no es mía, pero
tampoco de sí misma, Y sin embargo brilla, Indomeneo,
para que partas.
Quién habla de tristeza? Hay otra cosa.
Un diálogo comunica lo dicho y lo soñado,
lo entrevisto en éxtasis y la concreta piel,
una armonía que no sé nombrar y lo que tiene número y abate...
Ahora veré deshojares aquella vela
y mucho antes, antes aún; se habrá extinguido
el candil de popa, contra el gozaso
reflejo de las olas.
Quién habla de tristeza?
Háblame más bien de acontecimientos callados y solemnes,
como una tarde que se tiende, como una vela que se alza,
Habla de palabras de can´ónico dolor, pero no de eso.
Te vas, en la hora que comienza justamente cuando llega a su final, y
subes
el acantilado para verme. Idomeneo, Idomeneo.
(Pronúnciame tu nombre, vamos, dilo!)
Pero hay una inmensa conjuración de astros
sobre nosotros, una terrible mutación del cielo. U ua se sabe:
un tiempo es sin duda un tiempo, para todos los tiempos son hermanos.
Pero mírame: estoy todo hecho de ojos.
De ojos que miran una vela levantarse en aguas de ágata,
y encenderse un candil, y perderse un barco...
A.J.

Hay culturas asociables a tal o cual características, A la
griega se la relaciona con el amor, a la polinesia podría ser con la
plasticidad, a la asiática con la contemplación. A la judeocristiana-romana con el Fuego. Si tomamos en cuenta todos los seres
humanos o no (brujas, demonios), animales, libros, estatuas, templos
considerados bárbaros, revistas pornográficas, que ha condenado a las
llamas rindiéndole fidelidad a su Dios, se puede asegurar que el
Paraíso está lleno de cenizas y de "smog". San Pedro debe recibir con
una careta antigas o quizá prefiera darse aire con un abanico de
nácar. Podrían organizar la Jornada del Angel Volador, para despejar
un poco las praderas celestes. Esto que decimos no es una calumnia:
está comprobado que los buenos y mansos cristianos han hecho más uso
del fuego que el malvado diablo. Y esto que decimos no es una
calumnia: está malvado diablo. Y esto es así en la Argentina de
diciembre de 1973. Tanto sufrimos con el onganiato del cual ahora nos
reímos, que hizo hasta retirar los bancos de las estaciones (eso que
la gente se conozca por ahí, que horror!). Y esa Argentina, de botas
negras con los tacos llenos de dólares, de picana, de cárceles llenas
de patriotas qe el 25 de mayo fueron abiertas como en una Toma de
Bastilla, que tanto nos costó derrocar, hacer retroceder, aparece en
la municipalidad de Buenos Aires como si nada hubiera cambiado. Se
organizó una Gran Quemazón Santa, en medio de un boate pastoso, como
corresponde a los actos del poder que teme a la vida. Se invita al
Obispo (no fue), a las ligas (nada que ver con las piernas) de padres
y madres de familia (de qué van a ser), para que presencien y vean
con sus propios ojos cómo cientos de miles de publicaciones
masturbatorias, que incitan a hacer con uno lo que se puede hacer con
otros, son consumidos por el fuego. el General (RE) José Embioni,

declaró a la prensa que "sabemos que la inmoralidad es
internacional". Se llegará a decir que hay una Internacional del
Pecado? Más bien, pensamos nosotros que hay una internacional de la
Plusvalía, y que no la dirige el Príncipe de las Tinieblas. Tiene un
abogadito por reyezuelo, Nixon. Y hay inmoralidad, sí. La que
producen con su accionar criminal las empresas multinacionales,
verdaderos imperios saqueadores de pueblos.
Se dice que un digno Padre de Familia le pidió a un obrero que
recogiera una cenizita para colocar en el ccamafeo de la abuela,
para regalar a la hija que está noviando. Y que una señora, honesta
representante de la Liga, gritaba con los ojos desorbitados,
momentos antes de la quemazón, el que se agacha es un maricón!
Les aconsejamos a los funcionarios municipales que tengan bajo
discreta observación a los obreros que participaron del Acto
Salvador. Pueden estar contaminados. De ser así, el remedio es
sencillo: leer La Prensa durante un mes, incluyendo la sección
deportiva y todo.

Artículos publicados en "Le Monde" del 3 de noviembre de 1973,
acerca del coloquio sobre la homosexualidad.

LA SOMBRA DE PATRICK

En el curso de la primera jornada, el 1º de noviembre, del coloquio
organizado en París por la revista "Arcadie" sobre el tema: "El
homosexual a cara descubierta", Jean-Louis Bory, escritor, profesor
y periodista, contó la siguiente historia. En la noche del 28 al 29
de julio de este año, un joven francés, de aproximadamente 20 años,
se suicidó en la capital extranjera. Patrick, hijo de un pequeño
artesano de provincia, había dejado precipitadamente su país unos
días antes. Su hermano mayor, casado desde hacía un año, acababa de
anunciarle que su mujer esperaba un hijo y que pronto sería padre.
El mayor, que reprochaba a menudo a su hermano menor el ser
homosexual, había agregado: "Oh, vos tenés peligro de tener un
hijo". El joven Patrick, desesperado una vez más por sentirse
arrojado del mundo de los seres "normales", elegía, unos días más
tarde, la respuesta más extrema a la agresión que su hermano había
creído inocente.
El caso de Patrick ilustra de manera excepcionalmente dramática la
clase de homosexuales que, según la formula J. L. Bory, no han
podido "reconocerse y aceptarse" ni "hacerse reconocer y hacerse
aceptar" por su familia o las personas con las que trabajan. El tema
elegido para este coloquio de tres días puede hacer sonreír a
aquellos que, precisamente, ignoran que muy cerca de ellos, a
menudo, viven homosexuales que se constriñen a llevar una máscara,
homosexuales que se avergüenzan de serlo y que fingiendo una
"normalidad" a menudo hacen ostentación de un gran desprecio... por
los homosexuales.

Deben con
tinuar escondiénd
ose, haciéndose así cómp
lices de la hipocresía de u
na sociedad que no ignora que u
na minoría de sus ciudadanos -5
a 6 % probablemente- viven sexualme
nte fuera de las pautas de la mayo
ría? Sociedad que, a lo sumo, l
os admite a condición de que su e
xistencia no se haga notoria, n
o dé que hablar, y qu las so
mbras de la noche envuelvan
a esta población particul
ar. "La vergüenza y e
l secreto - dijo J.
L. Bory - se refuerz
an mutuamente" y se
justifican la una a la
otra. Este escritor precisamente,
ha decidido desde hace algunos años, vivir sin máscara.
A riesgo del escándalo, é va por todas partes repitiendo como
lo ha hecho a Arcadie: "Sí, yo soy homosexual, eso no me
avergüenza y hasta soy feliz". Exhibicionismo? No, J. L. Bory
tiene conciencia de ser un ser "privilegiado", y quiere hablar
en nombre de aquellos que no han podido hacerlo porque no
tuvieron como él "una familia inteligente", "profesores que me
han dicho que yo no era un monstruo", un lugar reconocido "en
el sector parisino de la intelligentsia de izquierda donde la
moral es bastante permisiva" y esta "notoriedad protectora"
que hace que se perdone a los artistas aquello que se
prohibiría a los niños. Pero - dijo además J.L.Bory - los
homosexuales que son albañiles, obreros, agricultores,
empleados, quién los protege? Quién los ayudará a salir del
"refugio de la mentira"? Esperando que ellos puedan llegar a
hacerlo por sí mismos, es preciso que aquellos a los que la
homosexualidad casi no les perturbe el orden de las cosas ,
presten su voz. "no me enorgullezco ni me avergüenzo - dijo J.
L. Bory- es así. No busco hacer proselitismo ni provocación.
Simplemente, quiero testimoniar". La ovación prolongada con
que concluyó su intervención mostró que la mayor parte de las
350 venidas - muchos incluso de provincias - al coloquio de
Arcadie estaban prestas a reconocerse en este testimonio. Sin
Diferencias: "Nuestra meta - había dicho anteriormente el
Director de Arcadie, André Baudry- es que un día nada nos
diferencie de los otros". Le correspondió a un psico

analista mostraba por qué los otros, hasta el presente, consideran
que los homosexuales, lo quieran o no, son diferentes.
Emilio Servadio, presidente de la Sociedad Romana de Psicoanálisis,
expuso los mecanismos que, según él, explican de dónde nos vienen
estas reglas "seudo-morales", admitidas por la mayoría de los
ciudadanos, quienes se creen autorizados para imponer su criterio a
la minoría.
Esta seudo-moral resulta no de la naturaleza sino de un
compromiso entre las tendencias primarias de cada individuo (que no
conoce moral innata) y los principios "morales" absorvidos mediante
el psiquismo provenientes de la educación. El Super-Yo, guardián
interior, vigila el respeto de estos principios. Las
racionalizaciones que ulteriormente permiten justificarlos "in
abstracto" constituyen una primera barrera de defensa. La segunda
barrera, cuando aquella de la seudo-lógica es superada, está
constituída por reacciones emotivas y pasionales. En el caso de la
homosexualidad, para el individuo "normal" la racionalización
constituirá en decir que la homosexualidad es "contra natura"; en
cuanto a la defenza emotiva ella se traducirá por un disgusto
exagerado, la burla o incluso el odio y la violencia.
Una Nueva Moral
El señor Servadio ha intentado mostrar que puesto que estas
actitudes y estos comportamientos con respecto a la homosexualidad
se explican por un mecanismo psíquico complejo, era ilusorio para
los homosexuales esperar vencerlo de un golpe: "un lento trabajo de
rectificación y de curación de la pseudo-moral es necesario".
Un trabajo que no significaría la supresión de toda regla moral
pero que establecería "una nueva moral fundada sobre los principios
de la verdad psicológica y no más en la mentira; sobre la simpatía
humana y no sobre el odio irracional" y que sacudiría al yugo
milenario de la ignorancia.
Bruno Frappat

e
Inform .--Kinsey
)
(EE.UU

"La innata facultad fisiológica del animal para responder a
cualquier estímulo suficiente parece ser, por tanto, la explicación
básica del hecho de que ciertos individuos a estímulos dimanantes de
otros individuos de su mismo sexo - y ello parece indicar que todo
individuo es suceptible de responder en esta forma con tal de que la
oportunidad que se le ofrzca - y él mismo - no estén condicionados
en un sentido opuesto a dar tales respuestas. No hay por qué
especular sobre la existencia de factores hormonales pecualiares que
determinan el que ciertos individuos tengan especial propensión a
dejarse atraer por las prácticas homosexuales; además, nosotros no
hemos podido dar con ningún dato que pruebe la existencia de tales
factores hormonales. Y en realidad no se dispone de datos
suficientes para poder suponer que tengan algo que ver los factores
hereditarios específicos. Las teorías sobre apegos infantiles a uno
y otro progenitor; las teorías sobre la fijación, a algún nivel de
la infancia, del desarrollo sexual; las interpretaciones de la
homosexualidad como un comportamiento sicopático o una degeneración
moral, así como otras interpretaciones de índole filosófica, no
están basadas en la investigación científica y contradicen los datos
específicos relativos a nuestras series de historiales femeninos y
masculinos. Los datos obrantes en nuestro poder indican que los
factores que inducen al comportamiento homosexual son: 1) La
capacidad fisiolófica básica de todo mamífero para responder a todo
estímulo duficiente; 2) El accidente que mueve a un individuo a
llevar a cabo su primera experiencia sexual con una persona de su
mismo sexo; 3) Los efectos condicionantes de tal experiencia; 4) El
condicionamiento indirecto, pero vigoroso, que las opiniones de
otras personas, así como los códigos sociales, pueden influír sobre
la decisión de un individuo a aceptar o rechazar este tipo de
contacto sexual.
Si todas las personas con algún vestigio de historial homosexual, o
todas las predominantemente homosexuales, fueran eliminadas hoy de
la población, no existe razón alguna para creer que la incidencia de
lo homosexual se viera materialmente reducida en la próxima
feneración. La homosexualidad ha venido constituyendo una parte
considerable de la actividad sexual humana ya desde los primeros
albores de la historia, en primerísimo lugar porque lla constituye
la expresión de ciertas facultades elementales propias del animal
humano."

Comentario sobre "El Homosexual y su Liberación"
de Georges Weinberg

.

A través de un planteo estrictamente psicológico, el autor analiza
los distintos prejuicios que subyacen como fundamento de la antihomosexualidad, a los que desnuda caracteriza como carentes de toda
razón científica aceptable y sí, en cambio, como resultado de
fenómenos inconscientes e irracionales que traducen en actitudes de
odio, miedo o persecución hacia una determinada minoría.
Si bien las argumentaciones de Weinberg son válidas y están
expuestas con claridad, su obra adolece de algo que es común a buena
parte de autores norteamericanos: la falta de un análisis crítico y
desarrollado sobre las condiciones sociales y las motivaciones
económicas e ideológicas que originan una situación de opresión
detrminada. Así, el autor no alcanza a darnos una imagen clara sobre
la "liberación del homosexual", sino que se limita a presentar una
serie de reformas y soluciones individuales.
En suma, una obra que sirve como aposte para el esclarecimiento y
discusión de nuestra temática, pero a la que le falta una adecuada
visión globalizadora del problema.

Al lector/ra:
Si querés comunicarte con nosotros, hacernos llegar
tus críticas, colaboraciones o ayuda monetaria, lo que
será muy bienvenido, por favor hacelo por intermedio
de la persona que te venda la revista. También,
difundí SOMOS entre tus amigas y amigos, ya que
queremos llegar a la mayor cantidad de gente posible,
en la creencia de que esto ayudará a la liberación de
todos.

PRIMERO SE LLEVARON A LOS COMUNISTAS,
PERO A MI NO ME IMPORTO PORQUE YO NO
LO ERA.
ENSEGUIDA SE LLEVARON A UNOS OBREROS,
PERO A MI NO ME IMPORTO PORQUE YO
TAMPOCO ÉRA.
DESPUES DETUVIERON A LOS SINDICALISTAS,
PERO A MI NO ME IMPORTO PORQUE YO
NO SOY SINDICALISTA.
LUEGO APRESARON A UNOS CURAS,
PERO COMO YO NO SOY RELIGIOSO
TAMPOCO ME IMPORTO.
AHORA LLEGAN A MI,
PERO AHORA ES TARDE.

Entendemos que reeditar la revista somos, para que cualquiera pueda acceder a ellas, es
dar un paso en la dirección correcta, si buscamos recuperar nuestra historia y reconocer a
los movimientos sociales que se jugaron por la construcción de una sociedad radicalmente
distinta a la que vivian y hoy vivimos. Un paso, en el camino, para no dejar que nos
sometan nunca más, ya sea por tener prácticas homosexuales y desafiar a lo que se
espera de nuestro género, por elegir un género que no nos asigna el estado, o por ser
trabajadorxs, mujeres etc.
Hoy estamos en el 2005 y muchas cosas han cambiado para bien, lxs homosexuales no
somos perseguidos de forma tan cruda por el estado, pero aun hoy somos segregados por
la legislación, aun hoy hay una diferencia tajante entre una persona “hetero” y “homo” y la
sexualidad se vive muchas veces con culpa, la libre experimentación de nuestros cuerpos y
deseo no es algo que suceda a nivel general ni mucho menos. Aun peor es que todavia hoy
los códigos de faltas/"edictos policiales" son la herramienta que usa el estado para someter
y asesinar a las travestis. Hoy la explotación capitalista es aun mucho peor de lo que era en
los 70, coexistimos de forma habitual y consideramos casi natural que existan masas de
desocupados que no acceden a una vida digna, masas de explotados que sobreviven con
una miseria por mes.
Por eso, la moral castradora que combatía el FLH sigue viva.
Nuestro deseo es que la voz del FLH no se silencie nunca más.
Esperamos que esta reedición casera, sea útil a ese propósito.
Agradecemos enormemente a:
Julio Talavera, Marcelo Ferreira y Hector Anabitarte.
Por compartir con nosotrxs material del FLH y sus valiosos testimonios.
Hicimos esta reedición casera:

Fanzine Mariposa Muerta.
Fiesta EYELINER gay-les-trans.
www.fiestaeyeliner.tk - fiestaeyeliner@yahoo.com.ar
* Reedición casera 2005 - por Mariposa Muerta fanzine + Fiesta Eyeliner Gay-Les-Trans

Una vez, alguno de nosotros soñó con un lugar. Era
un lugar abierto, espaciado. Había una avenida que
se llamaba LIBERTAD.
En lugar de explotarse las unos a los otros, la gente
se amaba.
Nadie agredía a nadie porque todos hacían el amor
con quien querían.
Uno miraba y en derredor había sonrisas. Eran
sonrisas reales.
Cada cual trabajaba en lo que le gustaba, y después
las cosas se repartirán entre todos. Nadie se quedaba con lo que
habían producido los demás.
Los niños jugaban entre sí sin que se les prohibiera acariciarse.
En lugar de parecerse ellos a los adultos, lo adultos se parecían a
los niños. Y se acariciaban.
Todas las puertas estaban abiertas.
El que soñó con esto, al despertarse, corrió a contárselo a sus
amigos.
Todos recordaron haber soñado alguna vez algo parecido.
Y los amigos de sus anigos también.
Y todos los amigos del mundo.
Toda la gente sueña con un lugar así.
Sin opresión.
Una vida que valga 1a pena ser vivida.
Con amor.
Con amor verdadero sexual loco total.
Sin explotación.
Pero este sueño no tiene nada que ver con la realidad.
Para vivir en nuestra sociedad (si es que se le pueda llamar vivir)
cada uno de nosotros debe adaptarse a las normas dictadas por unos
pacos en beneficio de si mismos.
Es una sociedad de opresores y oprimidas.
El que no es opresor, es oprimido. Algunos son opresores en un
sentido, y oprimidos en otro.
El capitalista oprime al obrero, el. padre oprime al hijo, el varón
oprime a la mujer, el heterosexual oprime al homosexual, y así
sucesivamente en todos los órdenes da la vida.
Y lo peor del caso, es que han inventado una serie de mentiras según

las cuales todo esto está muy bien y nos tiene que parecer genial.
Una mentira según la cual está perfecto que haya explotación, las
mujeres sean seres inferiores, los homosexuales no tengan derecho a
existir, etc.
Nosotros a esa mentira la llamaríamos ideología.
La ideología es lo que el grupo de señores que manejan todo usan
para justificar que todo quede como está. Y que la gente encima esté
conforme con eso. Si no, a la cárcel, al manicomio o al paredón.
Marginación y silencio.
Nosotros teníamos dos alternativas.
Una convertirnos en Bella Durmiente, y esperar al Príncipe Azul que
nos despierte.
Pero el Príncipe Azul no llega nunca. Lo detuvo la policía en la
frontera.
O no existe. Y es un invento de la ideología.
La otra alternativa era REBELARSE.
Rebelarse es la única posibilidad que le queda a la gente para
vivir.
Protestar, reclamar, reivindicar nuestros derechos.
Hacer realidad nuestro sueño.
Nos acordamos de una frase de Mario Benedetti: "Lo prohibido
maravilloso
y lo permitido nefasto".
No éramos los primeros. Ni los únicos.
Había mucha gente, le mayoría de la gente da nuestra país, que
estaba rebelándose. Luchaban por la LIBERACIÓN. Y muchos de
nosotros estuvimos allí luchando.
Pero comprendimos que la liberación sexual era una reivindicación
por la, que había que luchar. Sin olvidarnos que nadie pueda ser
libre mientras haya esclavos a su alrededor. O en su cama.

Montevideo, 1958. "La Treinta y Tres" recibe
en un saloncito. Es el quinto o sexto sábado
que en la casa se hace fiesta. Todo comenzó
con un cumpleaños. “La Treinta y Tres” es un
hombre de setenta y pico de años. Luce un
vestido de raso blanco, brilloso y ajustado,
con cola, estilo Josefina. Recogida hasta la
rodilla, en donde ha colocado con generosidad
pedrería verde. La cintura en los pechos, los
hombros descubiertos sin breteles. Calza
sandalias también con pedrería verde. Guantes
largos en gamuza verde y un sobre también con
pedrería. El cabello, blanco, tocado con un
casquito verde con plumas de faisán que hacen
un giro casi completo y gracioso, alrededor de
la cabeza. Anillos, aros caravanas, collar,
abanico. Y para poner punto final, una capa de
armiño. Nos olvidábamos: las uñas de los pies
pintadas.
A medianoche, ya son trescientos. La mayo-ría
son homosexuales de ambos sexos. Unos treinta
varones disfrazados de mujeres. El dueño de
casa -un estanciero que hasta la familia evitaluce de gitana. Hay uno que está vestido de
hombre como lo haría una mujer coqueta. Hay
“chongos”. Y vino no falta.
Cuando ya se puede decir que la fiesta es un
éxito, tres camiones del ejército y la policía da la División de
Orden Público (hay que invitar a los vecinos ya que no pueden
dormir!), copan la cuadra. Como cien escapan por los techos. Los
van subiendo a los camiones escoltados por una dable fila de
policías (que honor!).
Una vecina le grita al anfitrión: “Caíste José”.
contesta: “Pera yo consigo machos y vos no".

A lo cual

Los camiones están cubiertos por lonas, pudiendo escaparse unos
cuantos. Se tiran en las curvas, aprovechando que disminuyen la
velocidad.

Los soldados no se dan cuenta. Cuando alguno se tira, otro se
levanta para taparlo. Hay un muchacho de dieciocho años que no
quiere arriesgarse. Piensa que no va a pasar nada. Ve cuando un
amigo rebota en el asfalto dos veces (lo internarán con traumatismo
de cráneo). Este muchacho será echado de la casa, del trabajo, la
academia en donde estudia, del partido al cual pertenece. Algunos
días dormirá en la playa.
En el Departamento Central de Policía los ponen en fila pare
identificarlos. A los vestidos de mujer los ponen abajo. A los otros
varones los hacen desfilar siendo observados por los disfrazados,
para que digan cuál es “activo” y cuál “pasivo”. Desde el primero
que pasa,
los identificadores dicen al revés. Pasa un chongo chongo y dicen
"pasivo”. La policía renuncia a la “clasificación”.

En total quedan 71. “La Treinta y Tres” sufre un altercado. Está
espantado para que le tomen los datos y un policía le ordena que se
cambie de ropa. Lo ayudan. No puede desvestirse solo. Lo complicado
del traje y la edad se lo impiden. Al rato otro policía le indica
que el Juez tiene que verlo como estaba en la fiesta.
Vuelta s
vestirlo tipo Imperio y así varias veces. El burocratismo termina
cuando una de las más “decididas" se enoja: “Pero basta pobrecita
que la va a matar un aire!”
Están detenidos cinco o seis días. Los diarios de la ciudad
utilizan todos los calificativos puritanos para hablar de la fiesta.
Están, escandalizados. “7l amorales detenidos en una orgía” etc.
etc. etc. La revista “Lunes” publica una foto de "La Treinta y Tres”
luego de tres días de detención: tiene barba, el vestido es negro
ya, está chorreada física y anímicamente. El lector común ve en
todo esto
algo grotesco, absurdo. No se ve el problema de la marginación, y
ni asoma, que detrás de plumas y pedrerías, hay mucho dolor,
angustia. Pero también amor. El muchacho que no se tiró del camión,
que pensaba que no era delito, se enamora en la celda. Uno está
frente al otro. La celda es espaciosa. Se van mirando, se van
conociendo. Luego de varios días, cuando se cruzan en al baño,
dice: “Me parece que te estoy queriendo”.

El recreo es en un patio adonde dan las ventanas del Departamento.
Se asoman los policías para burlarse y reírse. Los enamorados se
pasean tomados de la mano con indiferencia.
Cuando quedan en libertad, todo el mundo para ellos son ellos
mismos. Son "7l amorales detenidos en una orgía" etc. etc. etc. y
el mundo. Todavía no se sabe públicamente la lista de los presos. El
pasquín “La Escoba”, dirigido por un ex bombero, amenaza con
publicar la lista. Aún no lo hizo esperando poder chantajearlos.
Pero los 71 no toman en cuenta la amenaza.
La mayoría no puede volver a sus casas, pera sí al trabajo o a la
es-cuela. “La Escoba” publica la nómina, Pierden escuela y empleo
no pocos da los ex detenidos. Hay una docente homosexual, que es
además negra, a quien se la deja cesante en donde dicta clase. Dos
afiliados a un partido de izquierda, uno de ellos dirigente, son
expulsados. Algunos vuelven a la casa de José. Parece el único lugar
en donde no los echan. La casa ha sido apedreada varias veces por
grupos de muchachos.
Fue en Montevideo, en 1958. Todavía era la Suiza de América “71
amorales detenidos en una orgía”. Uno rebotó dos veces en el
asfalto. "Caíste José". Docente, homosexual y negra. “Me parece que
te estoy queriendo”. Se paseaban de la mano en el patio del
Departamento, “La Escoba” publicó la nómina.

COMUNICADO DEL FRENTE DE LIBERACION HOMOSEXUAL DE LA ARGENTINA
Durante la semana del 9 al 16 de noviembre, el F.L.H. alertó
a la población de la Capital, y en especial a la Comunidad
Homosexual
sobre las razzias que la policía estaba llevando a cabo, mediante el
siguiente volante.

La Tía Margarita Impone La Moda Cary Grant
"Revelando insólitas vocaciones, las fuerzas del orden se han puesto
a competir con Chanel, Christian Dior y otros centros de la moda.
Muñidos de hachas y tijeras, policías recorren las calles de la
Capital, y Gran Bs. As. dispuestos a imponer el prototipo de los
galanes yanquis del 40 para los jóvenes argentinos; así arrancan
pelos y barbas, cortan tacos y desgarran botamangas, que exceden 10
cm. por considerarlos “poco masculinas”. Se editará próximamente un
figurín oficial para que los jóvenes sepan qué ponerse este verano.
Se hará un desfile de modelos en el Departamento de Policía.
Más allá del absurdo, este desesperado intento de la reacción por
reimponer los roles sexuales tan caros a la moralina burguesa, se
relaciona con la intensificación de las razzias anti-homosexuales, y
entra dentro de la ofensiva de los sectores continuistas. Lo
comprensible; con todas estas tareas, sumadas a la protección de las
bandas fascistas, no les queda tiempo para investigar las maniobras
de los explotadores, los asesinatos de los combatientes populares, y
sus propios negociados. El reforzamiento de la paleontológica
“Brigada de Moralidad” es un paso hacia el retorno a las épocas de
Morgarida, Onganía y Ramiro de la Fuente. Como bien lo enseña
Pinochet, el orden (el de ellos) debe restaurarse en todos los
órdenes.

Cese inmediato de la campaña de moralidad!
Libertad a los homosexuales presos!
Derogación de edictos policiales anti homosexuales!
Por la unidad de los oprimidos!
Ahora bien, quizá la Policía suspenda estas reacciones si la opinión
pública, después de conocer su existencia, las condena. Pero en lo
que respecta a nosotros, no debemos hacernos ilusiones; los
homosexuales sabemos que ninguna protesta pública, ninguna ley ni
reforma serán suficientes para que la policía deje de perseguirnos.
Es decir, la policía siempre equiparará homosexualidad y delito.
Aunque oficialmente la policía es “sólo el brazo ejecutor de la
Ley”, y se supone que se mueve según lo que las leyes ordenan, en la
práctica es un organismo político manejado a voluntad por los
detentores del poder, y una de sus misiones más importantes consiste
en proteger y reforzar los prejuicios que nuestra sociedad denomina
"moral". Y para esa moral el sexo es algo vergonzoso, y la
homosexualidad un estigma. Para la policía, por lo tanto, un
homosexual es siempre un sospechoso, y su objeto favorito de
violencia, arbitrariedad y chantaje.
¿Qué podemos hacer ante esta realidad? Hasta el presente, los
homosexuales hemos actuado como zorros perseguidos por una jauría:
nos hemos valido de la simulación y la mentira, ocultando nuestra
condición, y, en último extremo, hemos apelado al dinero o a las
influencias (cuando estas existían), teniendo en cuenta que la
mayoría de los homosexuales no goza de estas protecciones. Cada uno
se defendió como pudo, sólo las más de las veces, o ayudado por un
pequeño circulo de amigos. Estas armas eran perfectamente legítimas,
por que eran las únicas que teníamos para protegernos. Pero ahora,
ha llegado el momento de terminar con nuestro aislamiento, porque se
ha vuelto peligroso. Pues ha comenzado una presión muy fuerte por
parte de todos los sectores oprimidos, como nosotros, que ya no se
sienten dispuestos a soportar el coloso con píes de barro que es la
sociedad en que vivimos. Y esta vasta lucha tiene un solo objetivo:
terminar con la dominación de la mujer por el hombre, y del hombre
por el hombre en todas los ordenes: político, laboral, económico,
sexual, cultural, etc. Y a medida que los reclamos de los

oprimidos se hacen más fuertes, aumenta la represión, de la que los
homosexuales también somos víctimas, al igual que los demás
marginados.
Es por ello que debemos terminar con nuestro aislamiento individual,
porque sólo unidos, partiendo de nuestra situación de opresión común,
vamos a fortalecernos para conquistar una vida libre de persecución,
de paranoia, de temor. Unirnos significa, ante todo, reconocernos
como iguales, sean cuales fueren nuestras diferencias de posición
social, religión, color, etc.
SOMOS TODOS HOMOSEXUALES REPRIMIDOS POR UNA SOCIEDAD
INJUSTA, BASADA EN LA OPRESIÓN.
Es necesario comenzar por despertarnos a nosotros mismos; los
homosexuales somos seres humanos con perfecto derecho a vivir
libremente. Los homosexuales, en tanto que tales somos todos iguales.
Tenemos un enemigo común; la sociedad de opresión. Todos los demás
oprimidos se están uniendo para modificar esta suciedad injusta. Es
por eso que tenemos que unirnos entre nosotros y sumarnos a la lucha
de todos los oprimidos, para reclamar nuestros legítimos derechos en
lo sociedad nueva que ya se está comenzando a gestar.

En los últimos meses se ha desatado con toda
intensidad una campaña de represión a
nuestra comunidad, que se integra a nivel
nacional con la ofensiva de los sectores mas
reaccionarios. Frente a ello creemos
conveniente recordar algunas normas mínimas
de seguridad.
-De que se nos puede acusar:
Para reprimirnos la Policía apela a los
Edictos Policiales anti homosexuales. Estos
fueron dictados por funcionarios policiales
en distintas épocas sin pasar jamás por la
aprobación del Parlamento. Es importante
aclarar que ni la Constitución ni el Código
Penal establecen pena alguna contra la homosexualidad en si misma.
Los edictos se refieren a:
a)
Reuniones privadas de homosexuales
b)
Estar en la vía publica acompañado de un menor de edad.
Ambas son consideradas contravenciones penadas con 30 días de
cárcel, no redimibles por multa. Difícilmente se hace uso de ellos;
el Edicto que mas frecuentemente se aplica es el 2° H, que trata de
“incitación al acto carnal en la vía publica”, utilizado como
pretexto para encarcelar por 30 días a prostitutas y homosexuales,
ya que jamás se aplica a los varones heterosexuales que piropean en
publico, por mas brutales que sean.
En nuestra Capital, los homosexuales contraventores son remitidos al
penal de Villa Devoto, a un pabellón especial.
-Qué hacer en caso de detención:
1) En caso de detención por averiguación de antecedentes: No se
puede retener a ningún detenido por más de 48 horas, o sea, hasta
que los antecedentes lleguen del Departamento Central de Policía.
Es un procedimiento de rutina que usa la policía para intimidar a la
población. Si la detención se prolonga mas de 5 días sin dar
intervención al Juez, cualquier persona puede presentar recurso de
“habeas corpus” en nombre del detenido.

En caso de ser detenido es conveniente gritar a voz en cuello el
nombre, apellido y dirección.
2) En caso de detención por presunta violación del 2° H o algún
otro Edicto: En este caso ya hay una acusación concreta y la Policía
debe tomar declaración. En la declaración debe constar
exclusivamente lo que el acusado alega, por ejemplo, “estaba
esperando el colectivo tal a tal hora y fui detenido”. Debe tenerse
pensado de antemano un argumento coherente. Bajo ningún concepto ni
aún bajo amenazas o promesas de libertad inmediata- se debe firmar
una declaración en la que uno reconozca que esta “incitando al acto
carnal”, o cualquier otro cargo en el que uno reconozca haber estado
cometiendo un delito. Tampoco se deben firmar “confesiones” del
estilo “yo soy homosexual”, que, si bien no son punibles, pueden ser
utilizadas por la policía como elemento de presión.
A veces la Policía suele hacer firmar una declaración donde el
acusado reconoce haber violado el 2° H, y después dejarlo en
libertad; no obstante, aunque uno crea que de ese modo no lo van a
remitir a Devoto, una declaración de esa naturaleza NO debe ser
firmada, pues queda en los legajos y dificulta la apelación en caso
de nueva detención.
- Qué hacer en los siguientes casos:
- Si amenazan con la “prueba médica” uno debe en principio negarse a
realizarla, pues no hay obligación de someterse a ella. En caso que
la ejecuten por la fuerza, no hay que asustarse, ya que es imposible
probar nada por este medio más allá de la presunción sicológica;
debe evitarse agacharse espontáneamente durante la prueba, pues en
eso consiste para la absurda medicina forense- la “presunción”, de
modo que hay que permanecer de pie durante ello.
- Si la policía decide inculpar al acusado, al salir de la comisaría
o en el Penal, deberá llegar la “sentencia del Jefe de Policía”, que
es una nota por la cual se comunica la condena. Al firmarla, se debe
colocar la palabra APELO, antes de a firma, sin dejar espacios en
blanco (trazando una linea) antres el fin de la sentencia y el
apelo. Ello significa que se apela ante la justicia la decisión de
la Policía Lo más probable es que el Juez absuelva de culpa y cargo
al acusado, pues un cargo como el 2° H es difícil de probar. Si uno
firmo una

declaración en la cual se autoinculpaba, puede rectificarla
ante el Juez.
Para la apelación es necesaria la intervención de un abogado,
que el acusado debe designar. Deben tenerse presentes los datos
de algún abogado.
Los Edictos Policiales antihomosexuales pueden apelarse también
por inconstitucionalidad, lo cual es muy importante, puesto que
un fallo favorable en ese nivel sentaría un precedente jurídico
para la derogación de esas disposiciones.

LA AVELLANEDA PROLETARIA
CORROMPIDA!
De 150 peluquerías masculinas
que funcionaban en esta ciudad
hasta no hace mucho tiempo
quedan 23. La policía
preocupada por esta fuente de
trabajo trata de imponer la
moda de los galanes yanquis del
40 para los jóvenes argentinos.
Como dice un volante del grupo
Eros del F. L. H., “arrancan
pelos y barbas, cortan tacos y
desgarran botamangas que
exceden los 10 cm., por

EL F. B. I. INVESTIGA
HOMOSEXUALES
Según el diario The Daily Rag
de
la ciudad de Washington
(tomo 2 Nº1 del 5-10-73)
Robert Marritt, informante
del FBI y de la Policía
Metropolitana, declaró a la
prensa sobre los movimientos
que están bajo la vigilancia
policial de una manera
ilegal.

La nómina abarca a 29, incluyendo o la Alianza de Activistas
Homosexuales (Gay Activists Alliance), el grupo del diario The
Furies (Las Furias) de lesbianas, The Effeminists, y diversos otras
grupos.
EE.UU. : UNAS VEINTE PERSONAS ASESINAN A U UN HOMOSEXUAL
La Razón 26-11-73, pág. 2: “Nueva York (AFP). Una asamblea
homosexual de catedráticos y estudiantes fue celebrada aquí este fin
de semana. Su presidente, el profesor de lenguas del colegio
Barnard, Richard Gustafson, subrayó en su discurso de apertura que
la reunión era le primera conferencia de homosexuales universitarios
en la historia de la civilización, con la excepción, quizá, de la
Academias de Platón. Varios oradores declararon que la propia
celebración de la conferencia era más importante que las decisiones
o recomendaciones que la misma pudiera adoptar. Por otra parte, la
jornada del sábado registró una escena de inimaginable salvajismo,
de la que fue víctima un individuo que paseaba por el populoso
barrio neoyorquino de South Bronx vestido con un abrigo de señora.
William Battles, de 31 años, fue agredido por un grupo de unas
veinte personas, que lo apalearon
y lo mutilaron sexualmente. Battles falleció en el hospital horas
después, víctima da sus heridas”.

SOLO PARA ADULTOS, Y EN PRIVADO ES LEGAL LA SODOMIA en Australia
“La Cámara Baja australiana, aprobó anteayer por 64 votos a 40 la
práctica de la homosexualidad entre adultos. El proyecto sometido a
la consideración de los legisladores incluye, además, la
restricción de qué la relación sexual debe ser consentida
mutuamente, y practicada en privado. De este modo según el ministro
de cuestiones ecológicas, Moses Henry Casa, "los homosexuales ya no
serán perseguidos ni apaleados, deporte que últimamente se había
hecho demasiado popular en todo el país”. El proyecto había sido
presentado por el ex ministro John Grey Norton -un liberal,
naturalmente- veterano de la segunda guerra mundial cuyas
principales características son haber cambiado el rostro por efecto
de una bomba y haber reemplazado al premier que la antecedió porque
a éste lo devoraron los tiburones en el mar de Tasmania. Conviene
señalar que ninguno de los partidos tradicionales en la vida
política de Australia abogó a favor o en contra de la sodomía, y
que cada representante votó de acuerdo a su conciencia". (La
Opinión, 20-l0-73)
APRUEBAN LEY PROGRESISTA EN ALEMANIA
“El Parlamento Alemán introdujo una serie de reformas legislativas
que
permitirán a los alemanes disfrutar de la pornografía, el cambio de
esposas y la actividad sexual en grupo, pero inmediatamente surgió
la enérgica reprobación de los conservadores. El Bundesrat, Cámara
Alta,
cambió su oposición previa y aprobó finalmente el proyecto de ley
del
régimen socialista liberal del Canciller Willy Bandt por 28 votos
contra 13 derrotando así un esfuerzo de 3 años conducido por los
conservadores de la oposición para impedir la liberación de leyes
sobre el
sexo que datan del siglo pasado. La nueva ley permite la venta
limitada de pornografía, reduce la edad límite permitida para actos
homosexuales entre alemanes que lo consientan de 21 a 18 años, y
elimina la prohibición directa de actividades como cambio de
esposas. Pero para equilibrar sus aspectos liberales la ley también
ataca la violencia en la televisión y otros medios masivos de
comunicación, para proteger a las menores.
La parte más discutida de la ley permite que la pornografía sea
publicada y vendida a cualquiera de más de 18 años con excepción de
películas referidas a sadismo, bestialidad o acto con niños.
Prohíbe la

venta da pornografía en lugares frecuentadas por menores. Revisa una
ley da 1871 que prohíbe el proxenetismo en cualquier forma.
Anteriormente esto era suficientemente amplio para permitir el
enjuiciamiento de alemanes enfrascados en cambios de esposas en sus
propias alcobas. La nueva ley limita la definición de proxenetismo a
involucramiento en la prostitución por explotadores y dueños de
burdeles. Las layes contra la bigamia, incesto y violación,
permanecen sin cambio. La nueva ley da a los padres el derecho de
permitir a sus hijos, desde la edad de 14 .años, a participar en
actos sexuales".
(El Mundo, 10/11/73)
CONGRESOS HOMOSEXUALES
FRANCIA:

ITALIA:
El FUORI (Frente Unitario Homo
sexual Revolucionario Italiano)
Se celebró en París, en los
realizó su primer congreso público
primeros días de Noviembre, un
en una plaza de Roma, con la
coloquio internacional de
homosexuales, al que asistieron asistencia de 200 delegados de toda
Italia y representantes de otros
350 delegados franceses, amén
movimientos europeos.
de aquellos que llegaron con
El FUORI es uno de los movimientos
mandato de los distintos
movimientos homosexuales de los homosexuales más radicalizados,
hecho importante en un país
demás países europeos.
tan machista como Italia.
"Véase mayor información sobre
TENGA OJO CON EL "COMANDO"
Resistencia (C) – Un autotitulado
“Comando Revolucionario del
Pueblo” por los medios habituales
hizo llegar a la prensa local, un
comunicado donde anuncia el
lanzamiento del “Operativo
Moralidad”.
La hasta ahora desconocida e
insólita organización “intima por
única vez a todas las peluquerías
y tiendas que a partir del 24 de
diciembre se tendrá que volver al
corte tradicional de pelo con

clientes sin excepcion y bajo
ningún concepto podrá secar
cabellos y hacer rulos a los
varones como si se tratara de
mujeres. Los barbudos con
exageración –prosigue el
manifiesto- también tendrá su
límite”. (...) “Lo sentimos
por algunas madres que no
tienen la culpa, pero más de
uno será castigado, y para
ejemplo, escalpado como lo
hacen los indios del lejano
oeste”.
(El Mundo, 18/12/73)

(Woman identified woman)
Nota de la Redacción:
Este documento fue la creación colectiva de un grupo de
lesbianas norteamericanas blancas, Lesbianas Radicales, que
emergieron del movimiento da Liberación de la Mujer.
¿Qué es una lesbiana? Una lesbiana es la furia de toda mujer
condensada hasta un punto de explosión. Es la mujer que, comenzando
a menudo a una edad muy temprana, actúa de acuerdo con su compulsión
interna de ser una persona más completa y libre de lo que su
sociedad -tal vez no entonces, pero por cierto más tarde- se
preocupe de otorgarle. Estas necesidades y acciones, en un período
de años, la llevan a un penoso conflicto con gentes, situaciones,
las modos aceptados de pensar, sentir y comportarse, hasta que se
encuentra en un estado de guerra continua con todo lo que la rodea,
y generalmente consigo misma. Puede no estar totalmente consciente
de las implicaciones políticas de lo que para ella empezó como una
necesidad personal, pero en algún nivel no ha podido aceptar las
limitaciones y opresión puestas sobre ella por el rol más básico de
su sociedad: el rol femenino.
La confusión que experimenta tiende a inducirle una culpa que es
proporcional al grado en que se da cuenta de que no está
satisfaciendo
las expectativas sociales, y/o que con el tiempo la conduce a
cuestionar y analizar el resto de lo que su sociedad más o manos
acepta. Se
la fuerza entonces a desarrollar sus propias normas de vida, y
aprende
generalmente mucho más temprano que sus hermanas heterosexuales
acerca de le soledad esencial da la vida (que al mito del matrimonio
oscurece) y de la realidad de las ilusiones. En la medida en que no
pueda expulsar la pesada socialización que acompaña al hecho de ser
mujer, tampoco encontrará realmente paz consigo misma; puesto qué en
algún lado está atrapada entre aceptar el punto de vista que 1a
sociedad tiene de ella -en cuyo caso no puede aceptarse a sí mismay comenzar a entender lo que esta sociedad sexista le ha hecho y por
qué es funcional y necesario para esta sociedad hacer 1o que hace.
Aquellas de nosotras que quisimos saber, nos encontramos en el otro
lado de una tortuosa jornada a través de la noche, de una noche que
podría haber durado décadas.

Y la perspectiva ganada en esta Jornada, la liberación del "yo”, la
paz interior, el amor verdadero a sí misma y a toda mujer, es algo
que debemos compartir con todas las mujeres, porque todas somos
mujeres.
Se debe entender primeramente que el lesbianismo, como la
homosexualidad masculina, es una categoría de conducta posible sólo
en una sociedad sexista que se caracteriza por rígidos roles
sexuales, y está dominada por la supremacía masculina. Esos roles
sexuales deshumanizan a la mujer al definirla como una casta de
mantenimiento / servidumbre en relación a la casta dominante de los
hombres, e incapacitan emocionalmente al hombre al exigirle la
alienación de su propio cuerpo y emociones para realizar su función
económica / política / militar eficazmente. La homosexualidad es un
producto accesorio de un nodo particular de establecer roles (o
normas aprobadas de conducta) sobre la base del sexo; como tal es
una categoría falsa (en desacuerdo con la "realidad"). En una
sociedad en la que el hombre no oprima a la mujer, y donde se
permita la expresión
sexual de los sentimientos, las categorías de homosexualidad y
heterosexualidad desaparecerían.
Pero el lesbianismo es también diferente de la homosexualidad
masculina, y tiene una función diferente en la sociedad.
“Tortillera” es un modo distinto de rebajamiento del de “maricón”,
aunque ambos impliquen que uno no está actuando dentro del rol
asignado socialmente, y que una en consecuencia no es “una verdadera
mujer” o un “verdadero hombre”. La rencorosa
admiración que se siente por el marimacho y
el asco que se siente cerca de un muchacho
afeminado apunta a la misma cosa: al desdén
que se tiene a la mujer o a los que actúan
en un rol femenino. Y la energía empleada
para mantener a la mujer en este rol
despreciable es muy grande. Lesbiana es la
palabra, el rótulo, la condición que
mantiene a la mujer en raya. Cuando una
mujer oye esta palabra arrojada a su camino,
sabe que esta pasando la línea.

Sabe que ha cruzado el límite terrible de su rol sexual.
Entonces retrocede, protesta, reforma sus acciones para obtener
aprobación. Lesbiana es una palabra inventada por el hombre para
tirar a cualquier mujer que se atreva a ser igual, que se atreva a
desafiar sus prerrogativas (incluyendo la de que toda mujer es parte
de los medios de intercambio (= valores) entre los hombres), que se
atreva a afirmar la primacía de sus propias necesidades. Que se haya
aplicado este rótulo a gente activa en el movimiento de Liberación
de la Mujer es sólo la instancia mas reciente en una larga historia;
mujeres de más edad recordarán que, no hace mucho cualquier mujer
que fuera exitosa, independiente, y que no orientara todo su vida
alrededor de un hombre, oiría esta palabra. Porque en esta sociedad
sexista, si una mujer es independiente quiere decir que no puede ser
una mujer debe ser una tortillera. Esto es sí mismo debería
explicarnos dónde se encuentra la mujer. Lo dice tan claramente como
puede ser dicho: mujer y persona son términos contradictorios.
Porque una lesbiana no es considerada una “verdadera mujer”. Y sin
embargo, en el pensamiento general en realidad sólo hay una
diferencia entre una lesbiana y otras mujeres: la de la orientación
sexual lo que quiere decir que cuando una va al fondo de la
cuestión, se da finalmente cuenta de que la esencia de ser “mujer”
es la de ser cogida por los hombres.
“Lesbiana” es una de las categorías sexuales en las que los
hombres han dividido a la humanidad. Mientras que todas las mujeres
son deshumanizadas como objetos sexuales, como objetos del hombres
les son dadas ciertas compensaciones: identificación con su (de él)
poder, su ego, su status, su protección (contra otros machos), la
sensación de ser una “verdadera mujer”, la obtención de aceptación
social mediante la adhesión o su rol, etc. Si una mujer se
enfrentara a sí misma enfrentándose a otra mujer, habría muy pocas
racionalizaciones, muy pocos paragolpes con los que evitar el horror
profundo de su condición deshumanizada. Aquí encontramos el enorme
miedo de muchas mujeres a ser usadas como objeto sexual por otra
mujer, lo que no sólo les devuelve compensaciones asociadas con el
hombre, sino que también revela el vació que constituye la situación
real de la mujer. Esta deshumanización se muestra cada vez que una
mujer heterosexual se entera de que otra mujer es lesbiana; comienza
a relacionarse con la lesbiana

como si fuera su objeto sexual en potencia, otorgando el supuesto
rol masculino a la lesbiana. Esto pone en evidencia su
condicionamiento heterosexual que la convierte en objeto cuando el
sexo está implícito potencialmente en una relación, negando así a la
lesbiana su real humanidad. Para la mujer, especialmente la del
movimiento, percibir a su hermana lesbiana a través de esta malla de
definiciones de roles masculina es aceptar este condicionamiento
cultural masculino y oprimir a sus hermanas del mismo modo que ellas
son oprimidas por el hombre. ¿Vamos a continuar con el sistema de
clasificación masculino que define a toda mujer según su relación
sexual con alguna otra categoría de gente? Dar el mote de lesbiana a
una mujer que aspira a ser una persona, sino también a cualquier
situación de amor real, de verdadera solidaridad, de verdadera
primacía entre mujeres es una forma elemental de división entre
mujeres: es la condición que mantiene a la mujer dentro de los
confines del rol femenino, y es la palabra que despierta el miedo
que impide a la mujer la formación de cualquier adhesión
fundamental, de grupos o asociaciones entre nosotras.
Las mujeres en el movimiento, en la mayoría de los casos, han
llegado a grandes extremos para evitar las discusión y
enfrentamiento con el asunto del lesbianismo. Pone nerviosa a la
gente. Se ponen tensas, evasivas, o tratan de incorporar el problema
a un “asunto más amplio”. Les gustaría no hablar de ello. Pero si se
ven obligadas, tratan de descartarlo como un “anzuelo homosexual”.
Pero no es un problema accesorio. Es absolutamente esencial al éxito
y realización del movimiento de Liberación de la Mujer que este
asunto sea tratado. Pues hasta tanto el mote de “tortillera” sea
usado para atemorizar a la mujer impidiéndole tomar una posición más
militante, manteniéndola separada de sus hermanas, haciéndola no dar
importancia más al hombre y la familia, hasta tanto esto siga así la
mujer estará controlada por la cultura masculina. Hasta que las
mujeres no vean en sí mismas la posibilidad de un compromiso
primordial que incluya el amor sexual se estarán negando a sí mismas
el amor y valor que prontamente acuerdan al hombre, afirmando así su
status de segunda categoría. Hasta tanto se acepte a la masculinidad
como primordial tanto para la mujer como individuo como para todo el
movimiento- el término lesbiana podrá y será usado eficazmente
contra la mujer. Pero mientras la mujer quiera sólo más privilegios
dentro del Sistema, no se opondrá al poder masculino. En cambio
buscará la aceptación del

Movimiento Feminista, pero se
encontrará que el aspecto más crucial
de esta aceptación es la negación del
lesbianismo, o sea la negación de
cualquier desafió fundamental a la
base social de la mujer. También
debemos decir que algunas mujeres más
jóvenes y radicales han comenzado a
hablar honestamente acerca del
lesbianismo, pero hasta ahora ha sido
principalmente como una “alternativa”
al hombre. Sin embargo, esto es aún
darle primacía al hombre porque la
idea de relacionarse de un modo más
completo con las mujeres ocurre a través de una reacción negativa al
hombre, y porque la relación lésbica es caracterizada siempre como
sexual, lo cual es divisivo y sexista. En un nivel, al mismo tiempo
personal y político, la mujer puede extraer energía emocional y
sexual del hombre, puede planear varias alternativas para esas
energías dentro de su propia vida. Pero en un diferente nivel
político / sicológico, se debe entender que lo crucial es que la
mujer comience a descomprometerse con las normas de conducta
definidas por el hombre. En la privacidad de nuestras propias
mentes, debemos cortar todas las cuerdas. Pues si no respetamos el
lugar donde fluyen nuestro amor y energía sexuales, si tenemos una
identificación masculina en nuestras mentes, no podremos concretar
nuestra autonomía como seres humanos.
¿Pero por qué es que la mujer se ha relacionado sólo al hombre a
través de hombre? En virtud de haber sido educadas en una sociedad
masculina, hemos internalizado la definición que la cultura
masculina nos ha dado. Esa definición nos entrega a las funciones
familiares y sexuales, y nos impide definir y dar forma a nuestras
propias vidas. A cambio de nuestra servidumbre síquica y de la
realización de las tareas no lucrativas de la sociedad, al hombre
nos confiara sólo una cosa: la condición de esclavas que nos hace
legítimas a los ojos de la sociedad en que vivimos. Esta es la
llamada “femeneidad” o “ser una verdadera mujer” en nuestra jerga
cultural. Somos auténticas, legítimas, reales, sólo en la medida en
que seamos la propiedad de algún hombre cuyo nombre llevemos. Ser
una mujer que no pertenezca a ningún hombre es ser invisible,
patética, inauténtica, irreal. El confirma su imagen de nosotras de
lo que tengamos que ser para ser aceptadas por él- pero no en
nuestro verdadero yo; confirma

nuestra “mujeridad” como él la define, en relación a él- pero no
puede confirmar nuestra gentedad, nuestro propio yo como absolutos.
Mientras dependamos de la cultura masculina para esta definición,
para esta aprobación, no podremos ser libres.
La consecuencia de internalizar este rol es un enorme reservorio
de “auto odio”. Y no es que este “auto odio” sea reconocido o
aceptado como tal: en realidad la mayoría de las mujeres lo negaría.
Puede ser experimentado como una incomodidad con su rol, como
sintiéndose vacía, como entumecimiento, como desasosiego, una
ansiedad paralizante en el centro. Alternativamente, puede ser
expresado como una aguda defensa de la gloria y destino de su rol.
Pero existe, a menudo debajo del filo de su conciencia, envenenando
su existencia, apartándola y alienándola de sí misma y de sus propias
necesidades, haciéndola una extraña hacia otras mujeres. Trata
entonces de escapar identificándose con su opresor, viviendo a través
de él, obteniendo status e identificándose con su ego, su poder, sus
realizaciones, y no identificándose con otros “barcos vacíos” como
ella misma. La mujer resiste la relación en cualquier nivel con otras
mujeres que reflejen su propia opresión, su propio status secundario,
su propio “auto odio”. Pues enfrentar a otra mujer es al fin
enfrentarse a sí misma el yo que a cualquier costo hemos tratado de
evitar. Y en aquel espejo sabemos que no podemos respetar y amar
aquello que se nos ha obligado a ser.
Y como la fuente de “auto odio” y la falta de un yo real están
enraizadas en la identidad masculina que se nos dio, debemos crear un
nuevo sentido del yo. Hasta tanto nos adheramos a la idea de ser “una
mujer” tendremos algún conflicto con ese yo incipiente, ese sentido
de YO, ese sentido de persona real. Es muy difícil darse cuenta y
aceptar que ser “femenina” y ser una persona íntegra son cosas
irreconciliables. Sólo las mujeres pueden enseñarse, las unas a las
otras, un nuevo sentido del yo. Debemos desarrollar esa identidad en
referencia a nosotras mismas y no en relación con el hombre. Esta
conciencia es la fuerza revolucionaria de la cual surgirá todo lo
demás, pues la nuestra es una revolución orgánica. Por esto es que
debemos estar disponibles y sostenernos entre todas, otorgar nuestro
compromiso y nuestro amor, dar el apoyo emocional necesario para
mantener este movimiento. Nuestras energías deben fluir hacia
nuestras hermanas, hacia atrás, hacia nuestros opresores. Hasta tanto
el

Movimiento de Liberación de la Mujer trata de liberar a la mujer sin
enfrentar la estructura heterosexual básica que nos ata en una
relación de una-a-una con nuestros opresores, tremendas energías
continuarán fluyendo y gastándose para tratar de arreglar cada
relación particular con un hombre, para conseguir hacer mejor el
amor, para cambiar su mente, -tratando de extraer de él al “nuevo
hombre”- en la ilusión de que esto nos permitirá ser la “nueva
mujer”. Obviamente, esto divide energías y compromisos, dejándonos
incapaces de comprometernos con la construcción de las nuevas normas
que nos liberarán.
Es la primacía de las mujeres en relación a las mujeres, de las
mujeres creando una nueva conciencia de sí y de todas lo que se
encuentra en el corazón del movimiento de la Liberación de la Mujer,
y la base de la revolución cultural. Juntas debemos encontrar y
validar nuestro yo auténtico. A medida que hagamos esto,
confirmaremos en cada una el sentido incipiente de lucha, de orgullo
y fuerza; las barreras que nos dividen comenzarán a derretirse,
sentiremos esta solidaridad creciente con nuestras hermanas. Nos
vemos como primordiales, encontrando nuestros centros dentro nuestro.
Encontramos que retrocede el sentido de alienación, de estar fuera de
la realidad, de estar detrás de una ventana cerrada, de ser incapaces
de salir de lo que sabemos hay adentro. Sentimos una realidad,
sentimos que al fin estamos coincidiendo con nosotras mismas. Con ese
verdadero yo, con esa conciencia, comenzamos una revolución que
terminará con la imposición de toda identificación coerciva, y
alcanzará una autonomía máxima en la expresión humana.

LESBIANAS RADICALES
Nueva York, 1 de Mato de 1970
(traducido del inglés por REVOLUCIÓN
HOMOSEXUAL DEL TERCER MUNDO)

De las pasiones humanas
Ángulo del día, en donde alguna vez...
diré tu nombre sin contratiempos.
Arcos en el aire...
sexos invertebrados...
eclipse interminable de la espera...
Tan dócil como amarga,
Tan dura como estéril.
CUERPOS...:
Sacos con huesos amarillos:
GENTE
Gente que cruza mis “delirios”...
ojos abiertos que preguntan,
Gente, al final, que se me cuelga del hilo más precario:
LA ESPERANZA.
Y entonces, yo quiero hablar de mis desvíos.
del aire en donde respiran mis poemas,
del amor guardado en el ropero,
de la felicidad “plastificada”,
de la patria gastada de algún beso.
QUIERO HABLARLES DE VOS...
de tu sencilla manía de tenerme.
Quiero venirme a pique por todas las “neurosis”
que el mundo me escribió sin remitente.
Ángulo del primas..
Trópico del miedo más cobarde...
Siesta de madera con hormigas,
Olor aduraznado de tu cuerpo.
“YO QUIERO DECIRLE A LOS MAS VIEJOS”:
Al más incoherente moralista (?)
Al más tonto “señor” del portafolio.
Al millonario mas resentido,
A las “sanas familias del mañana”.
Que yo anduve de paso por la angustia, hace más de mil años;
Y AHORA TENGO:
Un pájaro de lluvia en la cintura, que unifica mis “setenta miedos”
los blancos insomnios,
la más larga soledad,

los agujeros que me hicieron crecer desprevenida.
-“YO QUIERO MORDERLES EN LA CARA”:
-“QUE TE AMO”!!!!!
Aunque ya nadie crea en la palabra.
-“QUE TE AMO”.
Y sos una mujer... QUE TANTO!!!
Y que sos infinitamente tibia... y pequeña y suave.
Y que sabés construirme caracoles,
y que alguna vez fuiste triste,
y que me enseñaste a no mentir,
y a ser ferozmente tierna.
Yo le quiero decir a los hipócritas:
QUE SOS UNA MUJER..... QUE TANTO JODER!!!
Y que mañana:
Cuando las ecuaciones del mundo tiemblen:
Yo estaré de violeta surrealista, creciendo en la geografía de tu
vientre.
Ahora pueden opinar los “hombres”:
Decir de mi cuanto deseen.
Pero ser sincero (terriblemente íntegro con uno mismo):
Esta tan difícil, como cruel...
Por eso:
Ya nada importa...
El mundo seguirá girando, a pesar de todo.
Y sé que existe un ángulo, en donde alguna vez:
Diré tu nombre sin contratiempos.
-“Si los tranquiliza la conciencia”-:
Diré que nadie tiene la culpa.
(“-Pero a cuidarse con decir que estoy enferma”-)
Ahora soy fuerte:
Es una fuerza incolora,
una fuerza madura y torpe.
Una fuerza de toro azucarado:
inteligente... sensual... desnuda.
Yo sé que los que están contaminados con esta misma fuerza:
No tienen nada
absolutamente NADA que perdonarme.
PORQUE SOY FÉLIZ............................................
Y es demasiado lo que tengo que decir de ella... para que me
entienda.
ELSA

INDOMENEO
Adiós, Indomeneo.
Tu tarde -acérrima enemiga- se va y te
lleva.
Esta hora pasada aquí, en la mudez del
rostro
y del augurio -pues tal vez toda tarde te
estuviste yendo- imita y ama a otras,
resumiéndolas con esa rara habilidad que
tiene el tiempo.
Adiós, Indomeneo. Adiós, hijo, y yo también,
Ocaso...
Vélame en las órbitas del agua, en las tormentas
de duro arcángel. desde aquí te haré servicios.
Yo sé que despedirse no es así. Hay otra cosa.
Hay como un miedo de derrumbes en el alma,
un hálito, un dios, el tenue titilar
de alguna estrella que no es mía, pero
tampoco de sí misma, Y sin embargo brilla, Indomeneo,
para que partas.
Quién habla de tristeza? Hay otra cosa.
Un diálogo comunica lo dicho y lo soñado,
lo entrevisto en éxtasis y la concreta piel,
una armonía que no sé nombrar y lo que tiene número y abate...
Ahora veré deshojares aquella vela
y mucho antes, antes aún; se habrá extinguido
el candil de popa, contra el gozaso
reflejo de las olas.
Quién habla de tristeza?
Háblame más bien de acontecimientos callados y solemnes,
como una tarde que se tiende, como una vela que se alza,
Habla de palabras de can´ónico dolor, pero no de eso.
Te vas, en la hora que comienza justamente cuando llega a su final, y
subes
el acantilado para verme. Idomeneo, Idomeneo.
(Pronúnciame tu nombre, vamos, dilo!)
Pero hay una inmensa conjuración de astros
sobre nosotros, una terrible mutación del cielo. U ua se sabe:
un tiempo es sin duda un tiempo, para todos los tiempos son hermanos.
Pero mírame: estoy todo hecho de ojos.
De ojos que miran una vela levantarse en aguas de ágata,
y encenderse un candil, y perderse un barco...
A.J.

Hay culturas asociables a tal o cual características, A la
griega se la relaciona con el amor, a la polinesia podría ser con la
plasticidad, a la asiática con la contemplación. A la judeocristiana-romana con el Fuego. Si tomamos en cuenta todos los seres
humanos o no (brujas, demonios), animales, libros, estatuas, templos
considerados bárbaros, revistas pornográficas, que ha condenado a las
llamas rindiéndole fidelidad a su Dios, se puede asegurar que el
Paraíso está lleno de cenizas y de "smog". San Pedro debe recibir con
una careta antigas o quizá prefiera darse aire con un abanico de
nácar. Podrían organizar la Jornada del Angel Volador, para despejar
un poco las praderas celestes. Esto que decimos no es una calumnia:
está comprobado que los buenos y mansos cristianos han hecho más uso
del fuego que el malvado diablo. Y esto que decimos no es una
calumnia: está malvado diablo. Y esto es así en la Argentina de
diciembre de 1973. Tanto sufrimos con el onganiato del cual ahora nos
reímos, que hizo hasta retirar los bancos de las estaciones (eso que
la gente se conozca por ahí, que horror!). Y esa Argentina, de botas
negras con los tacos llenos de dólares, de picana, de cárceles llenas
de patriotas qe el 25 de mayo fueron abiertas como en una Toma de
Bastilla, que tanto nos costó derrocar, hacer retroceder, aparece en
la municipalidad de Buenos Aires como si nada hubiera cambiado. Se
organizó una Gran Quemazón Santa, en medio de un boate pastoso, como
corresponde a los actos del poder que teme a la vida. Se invita al
Obispo (no fue), a las ligas (nada que ver con las piernas) de padres
y madres de familia (de qué van a ser), para que presencien y vean
con sus propios ojos cómo cientos de miles de publicaciones
masturbatorias, que incitan a hacer con uno lo que se puede hacer con
otros, son consumidos por el fuego. el General (RE) José Embioni,

declaró a la prensa que "sabemos que la inmoralidad es
internacional". Se llegará a decir que hay una Internacional del
Pecado? Más bien, pensamos nosotros que hay una internacional de la
Plusvalía, y que no la dirige el Príncipe de las Tinieblas. Tiene un
abogadito por reyezuelo, Nixon. Y hay inmoralidad, sí. La que
producen con su accionar criminal las empresas multinacionales,
verdaderos imperios saqueadores de pueblos.
Se dice que un digno Padre de Familia le pidió a un obrero que
recogiera una cenizita para colocar en el ccamafeo de la abuela,
para regalar a la hija que está noviando. Y que una señora, honesta
representante de la Liga, gritaba con los ojos desorbitados,
momentos antes de la quemazón, el que se agacha es un maricón!
Les aconsejamos a los funcionarios municipales que tengan bajo
discreta observación a los obreros que participaron del Acto
Salvador. Pueden estar contaminados. De ser así, el remedio es
sencillo: leer La Prensa durante un mes, incluyendo la sección
deportiva y todo.

Artículos publicados en "Le Monde" del 3 de noviembre de 1973,
acerca del coloquio sobre la homosexualidad.

LA SOMBRA DE PATRICK

En el curso de la primera jornada, el 1º de noviembre, del coloquio
organizado en París por la revista "Arcadie" sobre el tema: "El
homosexual a cara descubierta", Jean-Louis Bory, escritor, profesor
y periodista, contó la siguiente historia. En la noche del 28 al 29
de julio de este año, un joven francés, de aproximadamente 20 años,
se suicidó en la capital extranjera. Patrick, hijo de un pequeño
artesano de provincia, había dejado precipitadamente su país unos
días antes. Su hermano mayor, casado desde hacía un año, acababa de
anunciarle que su mujer esperaba un hijo y que pronto sería padre.
El mayor, que reprochaba a menudo a su hermano menor el ser
homosexual, había agregado: "Oh, vos tenés peligro de tener un
hijo". El joven Patrick, desesperado una vez más por sentirse
arrojado del mundo de los seres "normales", elegía, unos días más
tarde, la respuesta más extrema a la agresión que su hermano había
creído inocente.
El caso de Patrick ilustra de manera excepcionalmente dramática la
clase de homosexuales que, según la formula J. L. Bory, no han
podido "reconocerse y aceptarse" ni "hacerse reconocer y hacerse
aceptar" por su familia o las personas con las que trabajan. El tema
elegido para este coloquio de tres días puede hacer sonreír a
aquellos que, precisamente, ignoran que muy cerca de ellos, a
menudo, viven homosexuales que se constriñen a llevar una máscara,
homosexuales que se avergüenzan de serlo y que fingiendo una
"normalidad" a menudo hacen ostentación de un gran desprecio... por
los homosexuales.

Deben con
tinuar escondiénd
ose, haciéndose así cómp
lices de la hipocresía de u
na sociedad que no ignora que u
na minoría de sus ciudadanos -5
a 6 % probablemente- viven sexualme
nte fuera de las pautas de la mayo
ría? Sociedad que, a lo sumo, l
os admite a condición de que su e
xistencia no se haga notoria, n
o dé que hablar, y qu las so
mbras de la noche envuelvan
a esta población particul
ar. "La vergüenza y e
l secreto - dijo J.
L. Bory - se refuerz
an mutuamente" y se
justifican la una a la
otra. Este escritor precisamente,
ha decidido desde hace algunos años, vivir sin máscara.
A riesgo del escándalo, é va por todas partes repitiendo como
lo ha hecho a Arcadie: "Sí, yo soy homosexual, eso no me
avergüenza y hasta soy feliz". Exhibicionismo? No, J. L. Bory
tiene conciencia de ser un ser "privilegiado", y quiere hablar
en nombre de aquellos que no han podido hacerlo porque no
tuvieron como él "una familia inteligente", "profesores que me
han dicho que yo no era un monstruo", un lugar reconocido "en
el sector parisino de la intelligentsia de izquierda donde la
moral es bastante permisiva" y esta "notoriedad protectora"
que hace que se perdone a los artistas aquello que se
prohibiría a los niños. Pero - dijo además J.L.Bory - los
homosexuales que son albañiles, obreros, agricultores,
empleados, quién los protege? Quién los ayudará a salir del
"refugio de la mentira"? Esperando que ellos puedan llegar a
hacerlo por sí mismos, es preciso que aquellos a los que la
homosexualidad casi no les perturbe el orden de las cosas ,
presten su voz. "no me enorgullezco ni me avergüenzo - dijo J.
L. Bory- es así. No busco hacer proselitismo ni provocación.
Simplemente, quiero testimoniar". La ovación prolongada con
que concluyó su intervención mostró que la mayor parte de las
350 venidas - muchos incluso de provincias - al coloquio de
Arcadie estaban prestas a reconocerse en este testimonio. Sin
Diferencias: "Nuestra meta - había dicho anteriormente el
Director de Arcadie, André Baudry- es que un día nada nos
diferencie de los otros". Le correspondió a un psico

analista mostraba por qué los otros, hasta el presente, consideran
que los homosexuales, lo quieran o no, son diferentes.
Emilio Servadio, presidente de la Sociedad Romana de Psicoanálisis,
expuso los mecanismos que, según él, explican de dónde nos vienen
estas reglas "seudo-morales", admitidas por la mayoría de los
ciudadanos, quienes se creen autorizados para imponer su criterio a
la minoría.
Esta seudo-moral resulta no de la naturaleza sino de un
compromiso entre las tendencias primarias de cada individuo (que no
conoce moral innata) y los principios "morales" absorvidos mediante
el psiquismo provenientes de la educación. El Super-Yo, guardián
interior, vigila el respeto de estos principios. Las
racionalizaciones que ulteriormente permiten justificarlos "in
abstracto" constituyen una primera barrera de defensa. La segunda
barrera, cuando aquella de la seudo-lógica es superada, está
constituída por reacciones emotivas y pasionales. En el caso de la
homosexualidad, para el individuo "normal" la racionalización
constituirá en decir que la homosexualidad es "contra natura"; en
cuanto a la defenza emotiva ella se traducirá por un disgusto
exagerado, la burla o incluso el odio y la violencia.
Una Nueva Moral
El señor Servadio ha intentado mostrar que puesto que estas
actitudes y estos comportamientos con respecto a la homosexualidad
se explican por un mecanismo psíquico complejo, era ilusorio para
los homosexuales esperar vencerlo de un golpe: "un lento trabajo de
rectificación y de curación de la pseudo-moral es necesario".
Un trabajo que no significaría la supresión de toda regla moral
pero que establecería "una nueva moral fundada sobre los principios
de la verdad psicológica y no más en la mentira; sobre la simpatía
humana y no sobre el odio irracional" y que sacudiría al yugo
milenario de la ignorancia.
Bruno Frappat

e
Inform .--Kinsey
)
(EE.UU

"La innata facultad fisiológica del animal para responder a
cualquier estímulo suficiente parece ser, por tanto, la explicación
básica del hecho de que ciertos individuos a estímulos dimanantes de
otros individuos de su mismo sexo - y ello parece indicar que todo
individuo es suceptible de responder en esta forma con tal de que la
oportunidad que se le ofrzca - y él mismo - no estén condicionados
en un sentido opuesto a dar tales respuestas. No hay por qué
especular sobre la existencia de factores hormonales pecualiares que
determinan el que ciertos individuos tengan especial propensión a
dejarse atraer por las prácticas homosexuales; además, nosotros no
hemos podido dar con ningún dato que pruebe la existencia de tales
factores hormonales. Y en realidad no se dispone de datos
suficientes para poder suponer que tengan algo que ver los factores
hereditarios específicos. Las teorías sobre apegos infantiles a uno
y otro progenitor; las teorías sobre la fijación, a algún nivel de
la infancia, del desarrollo sexual; las interpretaciones de la
homosexualidad como un comportamiento sicopático o una degeneración
moral, así como otras interpretaciones de índole filosófica, no
están basadas en la investigación científica y contradicen los datos
específicos relativos a nuestras series de historiales femeninos y
masculinos. Los datos obrantes en nuestro poder indican que los
factores que inducen al comportamiento homosexual son: 1) La
capacidad fisiolófica básica de todo mamífero para responder a todo
estímulo duficiente; 2) El accidente que mueve a un individuo a
llevar a cabo su primera experiencia sexual con una persona de su
mismo sexo; 3) Los efectos condicionantes de tal experiencia; 4) El
condicionamiento indirecto, pero vigoroso, que las opiniones de
otras personas, así como los códigos sociales, pueden influír sobre
la decisión de un individuo a aceptar o rechazar este tipo de
contacto sexual.
Si todas las personas con algún vestigio de historial homosexual, o
todas las predominantemente homosexuales, fueran eliminadas hoy de
la población, no existe razón alguna para creer que la incidencia de
lo homosexual se viera materialmente reducida en la próxima
feneración. La homosexualidad ha venido constituyendo una parte
considerable de la actividad sexual humana ya desde los primeros
albores de la historia, en primerísimo lugar porque lla constituye
la expresión de ciertas facultades elementales propias del animal
humano."

Comentario sobre "El Homosexual y su Liberación"
de Georges Weinberg

.

A través de un planteo estrictamente psicológico, el autor analiza
los distintos prejuicios que subyacen como fundamento de la antihomosexualidad, a los que desnuda caracteriza como carentes de toda
razón científica aceptable y sí, en cambio, como resultado de
fenómenos inconscientes e irracionales que traducen en actitudes de
odio, miedo o persecución hacia una determinada minoría.
Si bien las argumentaciones de Weinberg son válidas y están
expuestas con claridad, su obra adolece de algo que es común a buena
parte de autores norteamericanos: la falta de un análisis crítico y
desarrollado sobre las condiciones sociales y las motivaciones
económicas e ideológicas que originan una situación de opresión
detrminada. Así, el autor no alcanza a darnos una imagen clara sobre
la "liberación del homosexual", sino que se limita a presentar una
serie de reformas y soluciones individuales.
En suma, una obra que sirve como aposte para el esclarecimiento y
discusión de nuestra temática, pero a la que le falta una adecuada
visión globalizadora del problema.

Al lector/ra:
Si querés comunicarte con nosotros, hacernos llegar
tus críticas, colaboraciones o ayuda monetaria, lo que
será muy bienvenido, por favor hacelo por intermedio
de la persona que te venda la revista. También,
difundí SOMOS entre tus amigas y amigos, ya que
queremos llegar a la mayor cantidad de gente posible,
en la creencia de que esto ayudará a la liberación de
todos.

PRIMERO SE LLEVARON A LOS COMUNISTAS,
PERO A MI NO ME IMPORTO PORQUE YO NO
LO ERA.
ENSEGUIDA SE LLEVARON A UNOS OBREROS,
PERO A MI NO ME IMPORTO PORQUE YO
TAMPOCO ÉRA.
DESPUES DETUVIERON A LOS SINDICALISTAS,
PERO A MI NO ME IMPORTO PORQUE YO
NO SOY SINDICALISTA.
LUEGO APRESARON A UNOS CURAS,
PERO COMO YO NO SOY RELIGIOSO
TAMPOCO ME IMPORTO.
AHORA LLEGAN A MI,
PERO AHORA ES TARDE.

Entendemos que reeditar la revista somos, para que cualquiera pueda acceder a ellas, es
dar un paso en la dirección correcta, si buscamos recuperar nuestra historia y reconocer a
los movimientos sociales que se jugaron por la construcción de una sociedad radicalmente
distinta a la que vivian y hoy vivimos. Un paso, en el camino, para no dejar que nos
sometan nunca más, ya sea por tener prácticas homosexuales y desafiar a lo que se
espera de nuestro género, por elegir un género que no nos asigna el estado, o por ser
trabajadorxs, mujeres etc.
Hoy estamos en el 2005 y muchas cosas han cambiado para bien, lxs homosexuales no
somos perseguidos de forma tan cruda por el estado, pero aun hoy somos segregados por
la legislación, aun hoy hay una diferencia tajante entre una persona “hetero” y “homo” y la
sexualidad se vive muchas veces con culpa, la libre experimentación de nuestros cuerpos y
deseo no es algo que suceda a nivel general ni mucho menos. Aun peor es que todavia hoy
los códigos de faltas/"edictos policiales" son la herramienta que usa el estado para someter
y asesinar a las travestis. Hoy la explotación capitalista es aun mucho peor de lo que era en
los 70, coexistimos de forma habitual y consideramos casi natural que existan masas de
desocupados que no acceden a una vida digna, masas de explotados que sobreviven con
una miseria por mes.
Por eso, la moral castradora que combatía el FLH sigue viva.
Nuestro deseo es que la voz del FLH no se silencie nunca más.
Esperamos que esta reedición casera, sea útil a ese propósito.
Agradecemos enormemente a:
Julio Talavera, Marcelo Ferreira y Hector Anabitarte.
Por compartir con nosotrxs material del FLH y sus valiosos testimonios.
Hicimos esta reedición casera:

Fanzine Mariposa Muerta.
Fiesta EYELINER gay-les-trans.
www.fiestaeyeliner.tk - fiestaeyeliner@yahoo.com.ar